Es cierto que el fútbol es un estado de ánimo y el Atlético de Madrid es un equipo que pasa por un estado de total confianza, motivación, algarabía y felicidad. No solo el equipo, sino también la hinchada, el cuerpo técnico, y demás partes de la institución están viéndose afectados por este virus. Y nos está volviendo inmunes a cualquier dificultad que se ponga en nuestro camino, sea un reto domestico, europeo, asiático y sea en nuestro hogar o en casa ajena. Este virus sigue propagándose en cada jugador del Atlético de Madrid y espero que no pare, porque cuando pare y desaparezca volverán los momentos difíciles. Ahí se vera el potencial del “Atleti” para luchar en circunstancias adversas y resistir la marea que nos vendrá encima. Porque medio mundo viene por nosotros, y no tendrán piedad.

El Atleti jugó un partido muy flojo y uno de los peores evaluando el nivel ofensivo, de elaboración de ataque rompiendo líneas, por las bandas, o jugadas creativas que hubieran dejado mal paradas a las defensas. Si bien dominó la pelota y el Viktoria Pilsen apenas remato al arco (un tiro libre que sacó muy bien Asenjo: paradón) el conjunto checo se cerró muy bien atrás, dejando pocos huecos y fue la causa de que el Atleti tuviera muy pocas ocasiones claras en el primer tiempo. Ese cerrojo defensivo también se debió a que los contragolpes no aparecían al no atacar con gran cantidad de jugadores el arco de Asenjo. Simeone busca que todos los jugadores sean parte del equipo y que se sientan importantes, esta vez, coloco una línea defensiva con cuatro jugadores inédita: Domingo Cisma, Cata Díaz, Pulido y Kader. Más adelante, estaban el turco Emre y Gabi, los encargados de robar balones y comenzar las jugadas ofensivas. Luego, más tirados a las bandas como es usual estaban por un lado Koke y por el otro lado el “Cebolla” Rodríguez. De delanteros, Adrián y Diego Costa.

Era una alineación suplente, con varios canteranos  a los que se sumó Saúl en su ingreso en el 82’. Tiago y Raúl García remplazarían a Emre y Costa en el segundo tiempo. Hay encuentros así, en donde la maquina no funciona, hay pocas llegadas, y el jugar con una alineación no titular llega a afectar demasiado. Sin embargo, si el Atleti quiere ser un equipo grande (se esta convirtiendo en uno) tiene que saber y poder imponerse en la fase de grupos de la Europa League. La diferencia entre el nivel de los rivales de grupos en Europa (E.L.) y el nivel de los equipos de la Liga BBVA es abismal. Por lo tanto, (sin menospreciar, pero ciñéndonos a la realidad)  el Atleti no debería tener problemas en acceder a la siguiente etapa jugando con un equipo B combinado con C. Si hoy día no aparecía el “Cebolla” con un estupendo zapatazo al ángulo, se iba a romper una racha de una manera inesperada, pero tampoco iba a peligrar nuestra clasificación. Lo que si ha quedado clara es que la diferencia entre el equipo A y B también es muy grande pero que la rotación de jugadores si servirá, por lo menos para esta etapa. 15 victorias y consecutivas y la racha sigue.

El golazo en la última jugada del partido es de un gran equipo con jugadores diferentes como el charrúa. Y significa la gracia que está teniendo el fútbol con el Atleti. En otras épocas, con jugadores y entrenadores diferentes, el centro hubiera sido desviado, o la pelota se hubiera ido muy pero muy fuera. Esta vez no. Me hizo recordar al gol del “Toto” Salvio contra el Hannover en la temporada pasada. En los últimos finales, con la presión del resultado y con empate.  Raúl García y el “Cebolla” entre los más destacados, Adrián todavía no despierta y Emre necesita continuidad para mejorar su nivel, casi la lía dejándose quitar el balón en nuestra área. Me alegra que se haya sacado adelante el partido con muchos canteranos, a pesar de que la actuación de Kader no haya sido buena, junto con Pulido y Saúl mostraron condiciones.

Entre lo peor, está el aspecto del Vicente Calderón. Las gradas semi-vacías, algo que ya me comienza a molestar a pesar de que sea grupos y Europa League. El horario, el rival y el nivel de juego no ayudan pero la afición también podría poner de su parte. Los hinchas también juegan, y como dijo Paulo Futre, pueden amedrentar a rivales novatos a nivel europeo. El Atleti se impuso a lo grande y agónico, mostrando así un recurso más de ganador que debe ser inusual (no siempre se podrá ganar en la ultima jugada), pero cuando se compliquen los partidos será necesario. La épica y el gol cuando la gente ya se retiraba del estadio quedan como otro síntoma de nuestro estado de gracia.

Nos vemos en el Calderón

Colchonero2012

E-mail: atleti2012@hotmail.com

Twitter: Colchonero2012

Anuncios