El Atleti de esta temporada es un equipo incómodo, un siervo o un pequeño frente de batalla que esta detrás de los gigantes hostigándolos, molestándolos y amenazando constantemente su soberanía sobre el reino. A pesar de no tener los recursos, ni las armas, ni la inyección económica de otros, el jefe de régimen, el “Cholo” Simeone, logra organizar y sacar los mejor de lo que tiene y darse abasto. El Atleti vive en una pequeña aldea, mientras que otros viven en la más completa realeza y palacio. Los dirigentes de esta guarnición en vez de  aportar, buscan reducir a la mínima expresión lo poco que hay. Los dirigentes de nuestro enemigo, en cambio, buscan maximizar todo lo que ya hay, incluso lo que sobra. Pero contra todo eso, se revela nuestro “Aleti”.

Quinta victoria consecutiva en Liga, algo que no había visto desde que soy seguidor del glorioso, y tampoco había visto tanta expectativa de la afición. Porque todos sabemos que una cosa era competir en Europa (en la cual también llevamos una racha de 14 partidos de victoria consecutiva) y otra en el torneo domestico. Había una gran deuda (también la económica) en Liga BBVA que esta comenzando a saldarse, y era el intruso que nos impedía dar el salto de jerarquía en el fútbol mundial.  Ahora los colchoneros nos sentimos completos, ahora por fin podemos decir que estamos compitiendo en una liga desigual  frente a gigantes. Y les estamos dando la lucha, sacando los resultados que un equipo grande debe realizar en campos difíciles para ser aquella sombra, aquel siervo que mirando desde debajo de la pirámide social sabe que puede, en silencio, lograr remplazar al rey de su corona y derribar el mito que oprime al actual reino.

El partido en Cornellà-El Prat era una espina clavada en el recuerdo más inmediato del fracaso de un equipo y de una raza (recordar el partido de la pasada temporada). El de ahora, es el recuerdo de la recuperación de una raza guerrera y agresiva que busca la victoria con los soldados y con las municiones que tenga. No jugo Falcao, pero estuvo un apagado Diego Costa que esta vez no suplió el potencial del colombiano. Sí estuvo Turan, que a pesar de la diferencia y la distancia cultural que lo separa de occidente me parece uno de los más encariñados con el equipo. Aquel turco nunca olvidará a los 70-80 mil hinchas que salieron a las calles a aclamarlo después de la Europa League conquistada la pasada temporada. La defensa siguió sólida con los usuales y los laterales hacían lo que querían por las bandas en la primera mitad. De un centro de Juanfran llega el gol de Raúl García, un jugador que va a más con el equipo. Me alegra que Koke cada vez se consolide más y que Gabi gane en confianza para ser ese mediocentro que todo el mundo espera que sea.

Este Atleti es un camaleón. De acuerdo a la circunstancia del partido, cambia de ritmo, de estrategia, de ganas, de intensidad, de juego y de ataque ofensivo. El Espanyol era un rival limitado, último de la tabla, que solo metió centros y más centros y el Atleti, al ver su incapacidad, no se exigió al máximo. Con la mínima ventaja, controló el partido, aunque como viene siendo común en anteriores partidos, en los últimos minutos se metió atrás y sufrió. Si el Atleti jugaba como lo hizo contra el Chelsea el resultado terminaba con un resultado de escándalo, pero al ver que el rival es de menos peso y juego, se auto-limita. Sin embargo, estuvimos cerca de sufrir el empate en tiempo extra tras un fallo en boca de jarro de Adrián (¡que todavía no anota!). Cuando se da el resultado, todos aplauden a este camaleón, pero yo no me fiaría mucho. Si este equipo puede dar más en este tipo de partidos, debe dar más. Porque si no las presas de este camaleón vendrán y gritarán por toda la jungla el pésimo papel de este animal. Si le empataban al Atleti, todos le iban a criticar su falta de intensidad y de capacidad para “cerrar partidos”. Algo muy cierto, que tiene que corregirse.

No somos un Barza, nunca lo seremos, nunca haremos ese juego de toque y toque, pero es algo de lo que estoy orgulloso. Nosotros tenemos nuestra propia esencia y Simeone ya lo vivó en propia carne. Ahora toca el jueves ratificar que se pueda pelear en distintos frentes de batalla. Seguir el record que ya batimos de partidos consecutivos ganados en Europa, contra el Victoria Plzen para que Asenjo pueda ratificarse, Emre, Cisma y Silvio mostrarse. El siervo se convierte en monstruo en la Europa League. Pronto, si seguimos así, seremos el rey del mundo. Esa es una incómoda verdad para los actuales monarcas, espero que pronto la asuman.

Nos vemos en el Calderón.

Colchonero2012

E-mail:atleti2012@hotmail.com

Twitter: Colchonero2012

Anuncios