Ser el mejor equipo del mundo. En un frío agosto que azotaba esta parte del mundo, este blog abría sus puertas. El Atleti acababa de derrotar al Chelsea para coronarse Supercampeón de Europa y se encontraba a medio camino de convertirse en ese equipo soñado durante años o en una simple y vaga ilusión de grandeza. Desde los primeros escritos, se relataban noches como en la que vencimos cardiacamente a un Rayo que estuvo a punto de remontar cuatro goles, en la que visitábamos Hapoel en una liga extraña o en la que Diego Godín cruzaba toda la cancha para anotar de vaselina contra el Valladolid. Aunque esta última era a plena luz del día. Desde un inicio, en este espacio se creía que el Atleti tenía que trabajar para ser uno de los mejores equipos del mundo. Era el objetivo final y uno totalmente posible. Podrán revisarlo en las crónicas si lo desean. Fue pasando el tiempo, los jugadores, los traidores, los títulos y fui creciendo junto al Atlético de Madrid. Cada meta que el equipo se trazaba, la cumplía. Intentaba (y conseguía) hacer lo mismo con mi vida. Después de mucho esfuerzo por parte de ellos y muchas palabras del que escribe, el objetivo se alcanzó. El Atleti es un equipo admirado, respetado, glorioso y competitivo. Es uno de los mejores equipos del mundo, sino el mejor. El sueño del blog se ha cumplido. Etapas del fútbol y de la vida que se cierran y otras que se abren. El Atleti nunca más será el mismo y yo nunca más seré ese joven desquiciado cuando el gol no llegaba. Los títulos han cambiado mi afición por el Atleti, ni para bien ni para mal, ni me siento más ni menos hincha, simplemente se ha producido una transformación. Una parte de mi corazón rojiblanco ha muerto (esa intriga por saber si clasificábamos a Champions, esa frustración de la mediocridad, esa celebración desaforada por el gol que nunca llegaba) y otra ha nacido (una moderación en la derrota, en el empate y en el triunfo). Placidez le llaman algunos. Sin embargo, la pasión por los rojiblancos nunca cesará. Ocasionalmente se postearán escritos en este espacio, pero nunca más serán con esa constancia de cada partido hasta que llegue diciembre y con este un mayor tiempo libre. En parte, mi labor ha terminado. Aupa Atlético de Madrid deja al club en buenas manos, creo que no habría unas mejores. Ambos hemos crecido juntos, espero estar a la altura, algún día, de lo que ellos lograron y lograrán. Ser el mejor equipo del mundo.

Gracias por tanto

Disculpen por tan poco

Daniel R 

Twitter: @Colchonero2012

 

Anuncios