Teixeira Vitienes pitaba el final del partido, pero algo había cambiado: el Cholo no corría al vestuario. El argentino que siempre bajaba las escaleras con el puño en alto, como si fuera un personaje de The Walking Dead escapando de los zombies, se había quedado estático en el campo. La grada veía a su líder y se ahogaba en la contradicción de llorar o celebrar que con un empate en el Camp Nou se cumplirá el sueño. Era imposible no notar el nudo en la garganta de Simeone y de todos los jugadores. A milímetros de la gloria con ese tiro de Adrián y ahora a un partido entero en ese estadio en el que Luis Figo tuvo que taparse los oídos para no escuchar el infierno de insultos y pitidos en su contra. Las infidelidades en el amor se perdonan, las traiciones en el fútbol nunca. Un traidor motiva hasta a los más tímidos a levantarse de sus asientos y gritar cosas que nunca antes lo habían hecho.

El Atlético de Madrid solo necesita un empate en la última jornada para ser campeón de Liga, pero ya lo han asesinado otra vez. Sin la convicción de octubre, aunque con las mismas ganas y mala intención, hay un sector del aficionado, propio y ajeno, que ya lo ha enterrado. Tal vez hace algunos años, los rojiblancos estarían con el miedo y la cobardía en el cuerpo, se pondrían el disfraz del Pupas y se lamentarían de la poca precisión del que alguna vez fue el héroe de la selección española y de la lesión de Asenjo, un personaje que se nos vendrá a la mente cada vez que hablemos con un ruso de fútbol, que hizo que Willy Caballero llegara a Andalucía. Tal vez en el verano sudamericano esa desconfianza hubiera tenido suficiente validez, pero a estas alturas de la temporada decir, con una seguridad insultante, que el Atleti está muerto es no saber nada de fútbol. Que tiene posibilidades de perder, sí, que puede que se quede sin Liga, también, que la tiene muy complicada, evidentemente, pero no afirmarlo como si fuera un destino ya escrito. Simeone, su comando y sus jugadores han demostrado que esas acusaciones de muerte nunca fueron ciertas. Se había dicho que habíamos muerto contra el Chelsea en la ida, contra el Barcelona en la vuelta, contra el Real en la Copa del Rey, pero estamos aquí: soñando mientras otros duermen.

La directiva del Barcelona, como si oliera el apocalipsis, ha despedido a Carles Puyol el día de hoy. Los blaugranas vienen motivados por la muerte de Tito, por el retiro de Puyol, por hacerle una despedida a la especulada salida de Martino y por callar todos los insultos de sus propios aficionados. Xavi, Iniesta, Fábregas y compañía no están teniendo sus mejores partidos, pero parten con la experiencia de jugar este tipo de finales. Al Atleti eso le peso y contra el Málaga parecía un equipo que no se creía lo que estaba viviendo, con demasiados nervios por alcanzar el éxito de una vez por todas. Toda etapa tiene un fin y este Atleti tiene una motivación, unas ganas, un coraje y un juego escandaloso para su presupuesto para acabar con la tradición. El Barcelona, si tiene un punto débil además de su fragilidad defensiva, es su sufrimiento al jugar contra el Atleti. Xavi dijo una vez que cuando juegan contra los rojiblancos no disfrutan, sufren. El equipo que tenga mayor fuerza mental se llevara la Liga: unos tendrán que luchar contra la tradición, otros, contra el cansancio de haber ganado todo pero tener que seguir haciéndolo y nada menos que contra el Atleti: el equipo que anímicamente está en el cielo. Esas mil muertes no lo enterraron, lo llevaron al cielo.

Por los miles que lloraron y te visitaron en el infierno. Por los que no podrán estar en el campo. Por lo que estarán en el campo. Por los que no podrán verte ni por TV pero estarán con el alma en Barcelona. Por los que te escucharán por la radio. Por Luis Aragonés. Por los que madrugarán para verte. Por la generación que crecerá bajo un fútbol español distinto. Por lo que nos robaron algún día y nunca nos devolverán. Por los 500 millones de televidentes que querrán ver el logro de un sueño. Por ese madridista en misión que en el fondo, quiere que ganes. Por los que necesitan creer en algo distinto. Por los que luchan contra las adversidades. Mañana tiene que ganar el fútbol, mañana  tiene que ganar el Atleti. 

Daniel R.

Twitter: @Colchonero2012

E-mail: atleti2012@hotmail.com

PG en Facebook: https://www.facebook.com/pages/Un-Blog-de-Daniel-R-Aupa-Atl%C3%A9tico-de-Madrid/453687398110179

Fotos: Infierno Rojiblanco.com

Anuncios