Etiquetas

, , , , , , , ,

Corría el minuto 89’ del partido, la tarde soleada española, esa que se ve tan bien para un partido en el Calderón, irradiaba las miles de camisetas rojiblancas, cuando repentinamente un centro del Villareal quitó la sonrisa a los más de diez mil niños que celebraban su conmemoración en el estadio. Toby Alderweireld rozaba el balón en un intento de despeje pero lograba todo lo contrario, el esférico iba con mucha velocidad a la portería propia. El balón entraba, el empate estaba a solo un segundo de ocurrir y sentí un déjà vu…

Mi cerebro se trasladó muchos meses atrás, cuando el Atleti no se movía entre los primeros lugares sino que disputaba, partido a partido, su clasificación a Champions. Sí, la primera temporada de Simeone en el equipo. Fue un 2 de mayo del 2012 en un partido contra la Real Sociedad en el Calderón, un partido que terminaría por convertirse en una tarde fatídica en la cual las esperanzas de clasificación se esfumaron casi por completo. Todavía se podía, se lucharía infructuosamente hasta la última fecha y ganaríamos la Europa League, pero ese empate de Carlos Vela en el minuto 90’ sería un punto de inflexión que me haría saber que me graduaría sin ver al Atleti en Champions. Al igual que ayer, era un día soleado y con mucha asistencia al estadio. Ambos eran partidos clave para los objetivos del Atleti y esa tarde de mayo un error combinado de Juanfran y Courtois terminaría con un miembro del club declarando: “nunca vi a Enrique Cerezo tan molesto como ese día”. Se perdía la Champions y los ingresos que traía consigo, se perdía la posibilidad de dar el gran salto en media temporada con Simeone y todavía no lo sabíamos, pero terminaría con un brasileño deportado de vuelta en Alemania.

Han pasado dos años y el balón, al igual que ese día, se paseaba por el borde del arco para hacernos sufrir el mismo destino. Pero a diferencia de antes, ahora Simeone ya contaba con dos años y tres meses de trabajo, y esta vez había consolidado un equipo que podía cambiar el destino. Un equipo que había vencido al Real Madrid tras 14 años sin hacerlo y que esta vez tampoco dudaría de romper la maldición del último minuto.

El balón, a diferencia de ese día, salía a milímetros del palo hacia afuera. Simeone y su Atleti habían logrado arreglar el film, habían logrado cambiar ese desenlace fatídico, así como lo lograría el personaje de Matrix, Neo, el Elegido. Neo, el elegido para salvar a la humanidad, logró lo que nadie había hecho: detener las balas de las máquinas y dominar el sistema para cambiar el destino que le deparaba una muerte segura. Simeone, el profeta del Atleti, alcanzó lo mismo y cambio el destino del Atleti. Formó un equipo tan convencido, compacto, preparado física y anímicamente para afrontar todos los obstáculos, que ha logrado derrocar el sistema que solo tenía dos posibles ganadores de manera predeterminada. Ambos lo lograron con tremendo esfuerzo y convicción. Tal vez haya sido esa actitud ganadora, tal vez esa capacidad de presión al rival a pesar de haber jugado el miércoles y estar fundidos,  tal vez la fortuna, pero el balón no entró y el árbitro pito. Los niños pudieron sonreír en su día de conmemoración y Simeone, por saber que quedan 6 jornadas y su equipo sigue liderando la liga “imposible de ganar”.

En este momento de la temporada, no podemos pedirles a nuestros jugadores nada más allá de una victoria. No podemos recriminarles por jugar mal, por estar bajos de intensidad, por no tener llegadas, por ganar ajustando y defendiendo como sea el resultado. Han demostrado durante toda esta temporada que son un gran equipo con verdaderas lecciones de fútbol pero en este tramo la energía se acaba. Queda la justa y necesaria para ganar, más no para brillar. El partido de hoy fue el mejor ejemplo, uno de los más bajos del Atleti en lo que va de la temporada pero se sacó el resultado adelante. No se puede exigir más. Pero nunca lograremos disculparnos lo suficiente de ese ejemplo de superación que es Raúl García. El autor del gol llegó a 16 tantos y en él radica gran parte del éxito de este Atleti.  Termine como termine esta temporada, te debo una crónica Raúl. Disculpa por los insultos y los pitos de muchos de nosotros, pero como diría Ricardo Menéndez de la web forzaaleti, sé que ya nos has perdonado. Gracias por haber cambiado el destino del club.

Nos vemos en el Calderón

Twitter: Colchonero2012

E-mail: atleti2012@hotmail.com

 Fotos: Infierno Rojiblanco

 

 

 

 

Anuncios