Etiquetas

, , , , ,

Cuando uno observa una silueta, ve el esquema general y los bordes, pero jamás los rasgos distintivos del interior del cuerpo. En el caso de las sombras, se repite un patrón muy similar, se ve el exterior pero lo percibido no deja de ser lo superficial. Por más que lo intentemos, podríamos pasarnos todo un partido de fútbol intentando alcanzarla o sobrepasarla. Nunca iremos más rápido que nuestra sombra. Después del partido en Pamplona y de la goleada recibida, me he puesto a reflexionar sobre lo parecido que es una silueta y una sombra al Atlético de Madrid. Sobre cómo estamos percibiendo a nuestro equipo. La gran mayoría de hinchas rojiblancos han sacado sus cuchillos tras la derrota de hoy, desaforando tantos comentarios racionales como totalmente ilógicos. Algunos más lógicos como “la traición de Simeone al partido a partido” o “el Atleti no aparece una vez más” y otros más estúpidos como “Ahora se ve que el Atleti nunca jugó a algo” o “Diego Ribas solo empeora al equipo”. Pero se han quedado en observar la silueta del Atleti, sin ver los detalles ni la situación real. Se han quedado en interpretar al Atleti por los resultados alucinantes de esta temporada, no por su realidad. Sin ver que dos años y medio de reestructuración futbolística de un club no es suficiente para exigir al equipo que rinda como el Madrid o el Barcelona. Que hay que ir paso por paso, que no se puede sacrificar a un equipo que no tiene la base económica de al menos haber jugado Champions tres temporadas consecutivas. Que el Atleti tiene carencias y que no perdió hoy porque Simeone no pusiera a Koke y Arda, sino porque no tenemos los millones, los directivos y un modelo socio-económico capaz de sacar del banquillo a dos reemplazantes de lujo. Que tal vez Simeone sacrifica el partido a partido para no sacrificar la forma física del turco y el canterano. Porque el partido a partido también está diseñado  y programado para que a fin de temporada no tengamos los ejes fundidos. El lema también se trata de eso, de ver el estado del jugador y las repercusiones que este podría tener en el partido presente y en el futuro. De sacar a los suplentes al campo, si nunca se hace jamás se podrá saber su potencial y no mandar al mismo once para que se funda jugando una y otra vez. La derrota de hoy no significa ninguna desviación en el camino, un camino de largo aliento, de tres, cuatro o cinco años para que el Atleti consolide una estructura sólida, virtuosa y con armas tan poderosas como la de los bávaros en el cual sí se pueda criticar ferozmente una derrota así. Pero por el momento la crítica debe ser moderada, hacer lo contrario sería cruel, injusto y de traidores. Sería dejarse llevar por la silueta. Sería querer ir más rápido que la sombra.

Seguro cansancio, seguro desconcentración y de todas maneras eficacia del rival. El Atleti jugaba con un once teóricamente superior en calidad al rival pero en el fútbol no se aplica lo teórico. Los colchoneros han demostrado que es posible vencer a un equipo superior con esfuerzo, entrega y convicción y lo han hecho en reiteradas ocasiones. Basta mirar San Siro la semana pasada. Sin embargo, mientras más grande eres, más ganas y empuje le insertan los rivales y más difícil es ganar. Si encima sales desconectado, desconcentrado, con un bajo nivel de intensidad y marca, y aparentemente “cargado” de la seguidilla de partidos frente a un rival que ha esperado semanas para este duelo, sucede lo lógico. Pero los once del Cholo nos han demostrado que lo que sucedió el domingo no es lo lógico, por eso el próximo domingo podremos volver al liderato de la Liga.

Después de siete meses de competición, seguimos ahí.  Después de 25 partidos, la afición rival sigue llenando estadios para ver a los rojiblancos. Después de llegar a las instancias finales de los tres campeonatos, las lágrimas de algunos hinchas contrarios al vencernos se hacen notorias. Yo quiero un Atleti así. No lo cambió por nada. Un equipo que no solo gana, sino que en los grandes cotejos se alza hasta llegar a un nivel superlativo de jugar al fútbol. Un equipo que, de seguro, se alzará el domingo. Para dejar la sombra atrás, y al mismo tiempo, seguir corriendo detrás de ella.

Nos vemos en el Calderón.

Twitter: Colchonero2012

E-mail: atleti2012@hotmail.com

Anuncios