Etiquetas

, , , , , , , , , , , , ,

Han pasado cerca de cinco horas desde que perdimos la posibilidad de ser líderes absolutos y ya me encuentro un poco más tranquilo. Hace cinco horas tenía esa sensación de fatalismo, tristeza, rabia y cólera que me hacía recordar a varios partidos de la primera temporada de Simeone. Esa temporada en la que el Atleti recobraba la dignidad, el orgullo y la competitividad pero que no se lograba el objetivo. Esos partidos en los cuales el Atleti se jugaba la clasificación a Champions pero que los palos, las erradas increíbles, las atajadas inverosímiles y la falta de definición hacían esquivo ese añorado cuarto lugar. Hace mucho que no sentía esa sensación amarga que me malograba los domingos enteros pero hoy la tuve. Por no haber aprovechado una oportunidad más para ser líderes absolutos. Para ser líderes absolutos. De sentir ese malestar indescriptible por no llegar al cuarto lugar y ahora por no habernos ubicado primeros hay un paso y crecimiento enorme. Quisiera quedarme con esa imagen pero no puedo. Hoy pudimos ser líderes absolutos y a mí, a diferencia de Simeone, si me da rabia.

Veía el partido con la relajación y optimismo que tengo desde que el Atleti se consolido como un equipo vencedor. De saber que el triunfo es lo común, es la rutina y que en el Calderón siempre funciona la intensidad, la calidad, las jugadas preparadas, la solidez defensiva, lo que concluye con una afición contenta y botando. El partido comenzaba y se mostraban los síntomas de siempre. Un rival cuidadoso y disciplinado frente a un conjunto rojiblanco decidido, no tan brillante como otras noches, pero que creaba las principales ocasiones de gol. Esta vez, y como viene siendo costumbre en los últimos partidos, con más empuje e intensidad que con calidad. Yo diría que con menos intensidad que en otras jornadas. El Sevilla le regalaba el balón al Atleti y este se las arreglaba con pelotazos, excesivos para mí, buscando a sus delanteros, especialmente a Costa. Si se le ha criticado a David Villa en casi todos los últimos partidos por su falta de presencia ofensiva (porque su sacrificio defensivo es incuestionable), esta vez hay que felicitarlo ya que el poco peligro que creo el Atleti en la primera mitad se debió al asturiano. Los rojiblancos se mostraban espesos pero aparecía un Guaje inspirado para habilitar a Filipe y lograr que este se quedara cara a cara con el portero. Lamentablemente definía mal. Luego, daba un pase al vacío para que Costa se quedara a segundos de un remate a bocajarro. Su tercera presencia ofensiva fue la vencida. Para no perder la costumbre, tiro de esquina ejecutado por Gabi al segundo palo (ya no al primero), pivoteo de Godin, desperfectos en el área y gol de Villa.

A pesar de haber creado poco en el ataque, el Atleti ganaba una vez más y era líder absoluto, aunque en ese momento todavía no lo sabía. Ya verán la razón. Los últimos cuatro goles del Atleti han sido de tiros de esquina, lo que muestra dos cosas: la excelente preparación táctica en estas jugadas pero también una deficiencia en la capacidad de marcar con el balón rodando. Los últimos partidos no han sido los más inspirados para el Atleti (a excepción del partido contra el Barcelona, que es un caso aparte), lo que se puede deber al cansancio de ciertos jugadores y a la capacidad de los rivales. Rivales que usan todas sus armas para defenderse del Atleti y que tienen estudiado cada detalle de su juego. Porque ahora jugar contra el Atleti es como jugar contra el Barza o el Madrid.

Minuto 70 del segundo tiempo. Llegaba la pesadilla. Decidía ver cuánto había quedado el Barcelona y sí, sucedía lo imposible: había empatado y el Atleti era líder. Podía ocurrir, no era mentira, no era un mito, era posible. Mis nervios aumentaron y así los del partido. El Atleti se había metido muy atrás, esperando como siempre un contragolpe para cerrar el partido, y el que escribe sufría cada ataque rival por el temor al empate. Por el temor de desperdiciar una oportunidad más de ser punteros. Pensé: hoy tiene que ser, nada puede salir mal, el equipo está un poco cansado, más bajo en intensidad de lo habitual, no está inspirado ni con la calidad de otros partidos pero su solidez defensiva es más grande que todo eso. El Sevilla, por su parte, no era presa fácil. Su rendimiento había evitado durante todo el partido que el rodillo del Atleti pudiera terminar de crearse y así lo haría hasta el final del partido. Hasta que termino por llegar la pesadilla. Una secuencia para armar la película de terror: penal no cobrado al Atleti (aunque justificar el resultado por esta jugada seria de cobardes y de hipócritas porque últimamente los árbitros nos han tratado justamente, y para mejor), error garrafal de Juanfran, penal para los visitantes y gol.

Otra vez estábamos empatados con el Barcelona. Una vez más desaprovechábamos la oportunidad contra un rival accesible. Otra vez esa sensación de impotencia, porque damos todo, más de lo posible y aun así no alcanza. Porque estamos cerca pero no. Criticar al Atleti es totalmente injusto por la excelente campaña que están realizando pero aun así no los superamos. Puede que Simeone tenga razón. Que esta Liga necesite un cambio, que sea una atrofiada y que sea imposible de ganarla para equipos que parten en gran desventaja económica y de calidad de directiva como el Atleti. Me niego a creerlo aunque últimamente el transcurrir de los partidos le da la razón al gran mentor. Tal vez sea mucha Liga para el Atleti. Solo el tiempo lo dirá. Quiero a un Atleti puntero a pesar de que no vaya con la lógica y con lo racional. A pesar de mis quejas y pataletas de niño de cuatro años, sé que a estas alturas la temporada pasada la liga ya era imposible para el Atleti, que en una liga normal los rojiblancos serian punteros absolutos, que en 6 meses de competición solo han perdido un partido en todas sus competiciones, que tiene una infinidad de dificultades que ha sabido superar, que está dando el 110%, que no se puede esperar en un par de año pasar de luchar por Europa a ser campeones de Liga y que el Atlético de Madrid es uno de los mejores equipos del mundo. Y que mañana despertare, y que veré al equipo del oso y el madroño compartiendo el primer lugar. Esa es mi gran esperanza. Mejor respirar y darle tiempo al tiempo.

Nos vemos en el Calderón

Twitter:Colchonero2012

E-mail: atleti2012@hotmail.com

Fotos: Infierno Rojiblanco

Anuncios