Etiquetas

, , , , , , , ,

Adrián no debería estar aquí. El asturiano debería estar jugando en un equipo de la Premier League o en un equipo de media tabla de La Liga si las decisiones las tomaran los aficionados. Para fortuna de nosotros mismos, las toma Simeone. Un entrenador que vive el día a día de cada jugador de nuestra plantilla y que sabe quién va en el camino correcto y quién no. Y el argentino sabía que este millonario prematuro podía volver a ser el que fue, que podía dar y merecer un mejor trato de esa gente que aclamó hasta las lágrimas los goles de la campaña de Bucarest, pero que lo puso en su lista negra por una campaña que realmente fue nefasta. Un jugador que vivía sus peores días mientras sus competidores brillaban y hacían vibrar al Calderón, algo que él ya no lograba. Pero decidió quedarse y seguir trabajando en silencio para poder volver a ser el que fue. Un rojiblanco ha vuelto a ver la luz al final del túnel y no necesita críticas ni insultos, sino minutos, confianza y el total apoyo para demostrar, una vez más, que no debería estar en otro equipo que no sea el Atleti. Porque él puede volver a ser un grande, igual que el equipo que lleva en su pecho el oso y el madroño.

 

Tenemos el otro caso. Un jugador diagnosticado con cáncer terminal y que tiene que dejar el conjunto rojiblanco de una vez. Ha sido un fracaso histórico para la institución y debe ser relegado, como el caso A, a un equipo de media tabla española. Se le denomina RG8, aunque su nivel de juego difiere mucho de CR9. Pero una vez más, el problema no es su enfermedad, son los médicos. Entrenadores que no le encontraban un rol en el que sea útil y cuando le tocaba actuar se sentía totalmente perdido y desconcertado. Si el rol de Sergio Ramos no es patear penales en semifinales de Champions (vetado por riesgo de daño de aficionados en la grada norte), el de Raúl García no es ni de creativo, ni de contención ni de otras posiciones donde era presa fácil de los insultos de los propios atléticos. El Cholo le encontró su posición ideal y junto a una dosis de motivación e intensidad, tenemos a un paciente con muerte segura a uno saltando de alegría por su salud que posee tanta confianza para rematar desde 10, 20 o 40 metros de distancia de la portería sin vergüenza en su rostro.

 

El partido era trabado y muy disputado por la intensidad y disciplina táctica de ambos equipos. El mediocampo era una guerra con un Costa desacertado arriba y con un Arda que desaparecía por largos ratos. Ambos equipos intentaban llegar pero cuando lo hacían ya había dos jugadores contrarios a menos de dos metros dispuestos a jugarse la vida para recuperar el balón. No había un dominador claro pero por experiencia de partidos similares el Atleti no estaba tan alejado del triunfo. Si el Elche no bajaba la intensidad, el Atleti podía llegar al triunfo mediante un aumento de esta, por un pase entre líneas, por un centro de “Milinko” Koke, por un error del rival, por una corrida de Costa, por una combinación entre Arda, Filipe y Villa, por una carrera de Juanfran. Cuantos recursos. Pero también por su fondo de armario. Por Raúl García y Adrián. Esta vez los pacientes se ponían el traje del médico. Y no les quedó grande.

 

Salía los erráticos Turan y Villa para dar paso a los que resolverían el encuentro. Esta vez el turco y el goleador histórico de la “Roja” no serían los protagonistas. Pensar de que se me vino a la mente (durante el 0-0) que RG8 podía ser una opción para el triunfo es hablar del gran trabajo que ha hecho Simeone y que Raúl ha sabido aprovechar. Un jugador que hace pocos meses (me incluyo) no hubiera estado ni convocado si nosotros fuéramos entrenadores. Raúl García necesito pocos minutos para disparar desde fuera del área y generar un rebote que no desperdiciaría Koke. Jugada polémica pero los árbitros te dan y te quitan. Está vez a favor de nosotros. Nunca entenderé la manía del arbitraje español de sacar amarilla por cualquier mano que se cobre (así sea totalmente sin intención, tendrás la tarjeta puesta) ni tampoco su política de “compensación”. Con la moral afectada por haberle dado un gol polémico al Atleti, decidió anular un gol totalmente legítimo de Arda, que cedería paso a Adrián. En la contra donde el Atleti urgía más de la ventaja ejecutó un pase soberbio para que Costa, tras un cambio de velocidad, solo tenga que empujarla a la red.

El Atleti afianza su condición de ganador tanto de local como de visitante para dormir líderes junto al Barcelona. Hace un año esa posibilidad de ser colíderes no había pasado más allá de octubre pero ahora falta poco para el 2014 y la lucha por el título sigue latente. Ya probamos la euforia del tercer lugar y de la Champions, es necesario subir el siguiente escalón. La competencia no solo es interna, también es externa y el título de Liga se ve muy lejano, pero ya está a la vista. Hace un par de años ni siquiera la veíamos, ahora podemos aferrarnos a la esperanza de que tal vez el 2014 pueda ser un año glorioso. Igual que nuestro equipo.

Twitter: Colchonero2012

E-mail: atleti2012@hotmail.com

 

Anuncios