Etiquetas

, , , , , , , , ,

No sé si era una manía mía pero cuando jugaba al PES o FIFA (dependiendo de sus gustos) quería ganar todos los partidos (ya sean amistosos, partidos de Copa, Liga, Europa League o Champions) y hacerlo rotando jugadores, jugando con titulares y suplentes para lograr que “virtualmente” estos últimos tengan la misma importancia y un rol igualmente influyente y positivo en el equipo que los titulares. No quería que haya jugadores condenados al banquillo y nulo protagonismo. Había una amplia gama de posibilidades que permitían que un fracaso de jugadores suplentes se vea arreglado hasta llegar al triunfo (cambio de dificultad a principiante, reinicio de la consola, entre otros) y así se encaminaba el equipo.  El ideal era tener un equipo de 22 jugadores que respondan igualmente bien y que mientras unos campeonen la copa, otros la liga y así sucesivamente. Ese ideal en la consola de juego es una fantasía que el Atleti está convirtiendo en realidad. El día de hoy el Atleti salió a jugar un partido de Champions en un lugar con un ambiente muy complicado, con 6 “suplentes”, sin sus mejores estrellas (no estaban ni Villa, Costa, Turan, Filipe Luis, Tiago, Mario y Godín) y contra un rival multimillonario. Así es, el equipo ruso al que logramos minimizar en su propio estadio es un club que gastó cerca de 100 millones de euros para contratar a Hulk y Witsel el año pasado. Pero a pesar de jugar con el equipo “B”, el Atleti no pasó ningún apuro, dominó el partido y si no fuera por un error grosero de Courtois la victoria se hubiera ido para casa. Los rojiblancos supieron hacer su trabajo y no hay reproche alguno. Contra el Villareal se empató, pero el reproche y crítica radicó en la manera en la que jugo el equipo teniendo en cuenta que en ese partido el triunfo era necesario. Aquí no, pero queda la sensación de que si hubiera sido urgente la victoria no hubiera habido mayor problema en conseguirla.

 

Courtois es un excelente portero pero cada temporada nos tiene acostumbrados a algún blooper que desde ahora llamaré “thibautada”. Es normal que un portero joven se equivoque, y mientras lo haga en partidos de poca trascendencia y con cierta relajación (quien diría que un partido de Champions llegaría a tener un papel secundario para el Atleti, al estar ya clasificados como cabeza de grupo) me importa poco. Ya sucedió contra el Valladolid en el Calderón la temporada pasada y contra el Betis en el Benito Villamarín en la primera temporada del Cholo. El rival ofreció muy poco y no parecía estarse jugando la clasificación. Jugaba con una apatía muy grande y aparte de Hulk, ningún jugador parecía tener la capacidad ni la intensidad para generar peligro (el equipo ruso no tuvo posibilidades claras durante el partido). Pero también estaba ayudado por el muro de la defensa colchonera. Un Toby e Insúa que cumplieron un buen papel y evitaron cualquier ataque rival, un Guilavogui que comenzaba los contragolpes siempre con un pase correcto (aunque me pareció que pudo tener más presencia ofensiva, jugó muy atrás) y un Adrián que comienza la recuperación. Volvió a anotar tras una gran corrida y otra gran asistencia y partido de Raúl García. Lo tengo claro, en los años pasados el problema no fue el navarro, fueron los entrenadores que lo posicionaron en un lugar del campo donde era totalmente inoperante. Simeone encontró una posición en la cual es muy operante e incluso llega  destacar de manera regular. Ha mejorado mucho y como pieza de recambio es muy útil y eficiente. No como titular, que quede claro.

El Cebolla también y si bien tuvo un partido aceptable, no acaba de destacar como sí lo hace en su selección. Es cierto que en muchas fases del partido el Atleti estuvo con muy poca capacidad de creación en el medio pero Simeone debe seguir potenciando al uruguayo para que pueda adaptar su talento al funcionamiento del equipo. Esas corridas de 30 metros superando a rivales con nada más que velocidad no las hace cualquiera. Partido que comienza a crear la base de un equipo alterno sólido y que puede dar resultado no necesariamente en partidos de gran jerarquía (llaves de Champions), pero sí en partidos de Liga contra rivales no tan complicados y de media tabla. El Cholo está logrando otra de sus hazañas.

 

Este Atleti se parece a un equipo de videojuego y eso me gusta. Es un equipo que jugando con distintos jugadores mantiene una forma de afrontar el partido, un patrón de juego, una solidez y confianza que pareciera que todos tuvieran un sello de la misma fábrica. Unos jugadores que tienen aprendido de memoria su rol en el equipo, su posición de juego, su función (así como las pequeñas figuras del FIFA) y que están dispuestos a sacrificar intereses individuales en bienestar del rendimiento colectivo. Un equipo que puede ganarle a cualquiera y en cualquier lugar. Un equipo respetado, admirado y temido. No redactores españoles, no es una estrella idolatrada. Es un equipo de fútbol. Así no les guste. Así no venda.

Twitter: Colchonero2012

E-mail: atleti2012@hotmail.com

Anuncios