Etiquetas

, , , , , , , , ,

UEFA Champions League 2013-2014 Fecha 3 – Austria Viena 0 vs Atlético de Madrid 3

Todos los jugadores de este equipo responderían de la misma manera: yo soy Atlético de Madrid. Desde Emiliano Insúa, que aprovecha cada segundo que está en el campo para servir al máximo al escudo rojiblanco, hasta el ya “internacional” o “bi-nacional” Diego Costa se sienten parte de una plantilla que sabe lo que es. Que sabe que son algo muy alejado del conformismo e incertidumbre pero que rozan la confianza, seguridad y convicción. Con tanta convicción que luego de caer derrotados, perder la oportunidad de ser líderes y ver como se disipaba la oportunidad de batir el récord histórico de victorias consecutivas en liga, (nos quedamos en 8, nos faltó un triunfo más y así también corrijo mi error en una crónica anterior) el desempeño ni se había tambaleado. La derrota en Barcelona había generado mil y un polémicas en la prensa sensacionalista pero ni un solo quiebre en la plantilla rojiblanca. La capacidad comunicativa de Simeone es tan grande que ha logrado penetrar en los pensamientos de cada jugador y transmitir el mensaje de la identidad rojiblanca. Ha logrado que jugadores con culturas tan distintas como la de Arda y con inseguridades tan grandes como las de Mario logren sentir que si en algún lugar del mundo pueden llevar a cabo su máximo potencial es en el Atleti. Que el Atleti es su casa. Que mientras ellos obtén por el compromiso, esfuerzo, intensidad, táctica, concentración, calidad y juego recibirán la gratitud entera de una afición totalmente entregada y un club que representa una lección de vida para el mundo. Puño y letra del gran Diego. Yo, nosotros.

Dadas las limitaciones del equipo austriaco y a la gran labor del conjunto madrileño el partido fue uno para comprobar que si al jugar contra el Atleti entras al campo dormido y sin rigurosidad táctica te sentirás en un riel de un tren corriendo para salvarte de ser atropellado. Hagas lo que hagas igual serás aplanado y destruido. Este tren contaba con unos cambios en el once habitual (Toby por Godín, Tiago por Mario y Raúl por Villa) pero estaba tan enchufado y con tanta energía (intensidad) que casi ni se notaron las variantes. También tenía a un Koke y Arda que manejaban el timón poniendo la calidad y el toque en el juego lleno de despliegue táctico que hacía que los únicos que tuvieran la pelota con capacidad para crear peligro fuera el Atleti. Con un Toby que se mostraba igual de seguro que su titular (aunque también es bueno decir que el Austria no era un equipo que le hiciera muchos problemas, ya se verá con rivales de mayor envergadura) y con un Raúl García que rendía en su posición habitual. Esa es su posición: segundo delantero. Anotó el primero y participó activamente del juego, la insistencia de Simeone de ponerlo como creador nos hace pensar si el que se equivoca es el jugador o el entrenador poniéndolo en una posición en la que históricamente no ha rendido.

El tren rojiblanco también contaba con dos vagones laterales que completaban la misión: Juanfran y Filipe. Ambos antes de los diez minutos ya habían tenido oportunidad de anotar. Un rival muy frágil y limitado que se rendía frente al juego colchonero, y frente al aparato de destrucción rival y creación propia llamado Tiago. Otro partido magistral del portugués que empieza a ganarle la titularidad a Mario. El argentino Insúa también ingresaba para asistir el tercer gol de Costa. Increíble el debut del lagarto en la Champions con un doblete y que demuestra que no solo es fuerte para superar las marcas de los rivales sino también las lesiones. Sería injusto dejar de mencionar la gran labor de la preparación física y de los médicos del equipo que será vital para el desempeño de este equipo a lo largo de la temporada. Con tantos partidos de alto rendimiento será necesario un plan muy bueno que permita administrar bien las energías, la capacidad física y recuperar a los lesionados en el menor tiempo partido para partidos claves. Pero falta mencionar la guinda del pastel: Diego Costa. El brasileño es un jugador completo con juego colectivo, desmarque, velocidad, cabezazo y sacrificio en la marca. Uno de los mejores delanteros del momento pero que a diferencia de muchos otros antiguos rojiblancos quiere que su éxito y apogeo se de en el Atleti. Si no, no sería un éxito completo. Si no lo hace con su familia e identidad, ni siquiera podría llamarlo éxito. Esa es la gran diferencia de Costa, Falcao, Arda con Forlán, Agüero y demás. Una diferencia marcada por los mismos jugadores pero también (y en mucho mayor medida) por la labor de Simeone que logró sacar a relucir esa cultura colchonera e impregnárselas en sus almas. Forlán y Agüero no tuvieron a ese líder que les hiciera ver que detrás de la mediocridad y corrupción de nuestra directiva había un activo cultural muy grande.

Victoria que encarrila la clasificación a octavos de final. Gracias por hacer que una clasificación a octavos de la Champions no se celebre en Neptuno. Que sea visto como algo normal. Que sea visto como lo auténtico en el Atlético de Madrid.

Nos vemos en el Calderón.

Twitter: Colchonero2012

Anuncios