Etiquetas

, , , , , , ,

Todavía recuerdo aquel día de verano en el que un transeúnte en un estado de alteración mental me preguntó a mí y a mis amigos de que equipo éramos.  Es una historia que ya he contado en este blog pero creo necesario volver a hacerlo para que los críticos destructivos y catastróficos que han saltado por la primera derrota de la temporada valoren la campaña del Atleti de Simeone. El caso es que ese señor, a manera de reacción automática, dijo una frase que se me quedara grabada por la pedancia e ignorancia que llevaba consigo: “¿Eres del Atleti? ¿Ese equipito? Te acepto que seas del Barza pero no del Atleti pfff.” Una directiva incapaz y poco transparente estaba eliminando cualquier rastro de equipo digno que había sido el rojiblanco. Han pasado cerca de 22 meses desde ese día y ese hombre tiene que tragarse sus palabras. Tiene que tragárselas porque Diego Simeone ha hecho que la ley natural del Atleti sea la victoria y la gloria. Todo lo que le rodea (futbolísticamente) está acompañado de una alegría, triunfo, optimismo exorbitante tanto que ser del Atleti es ser un ganador. Por eso es que una derrota después de trece partidos nos choca tanto que parece que estuviéramos en épocas de Manzano. Porque la derrota es lo antinatural. Y mientras sea así el legado, la herencia y el capital humano de Simeone seguirán presentes en el Atleti. Porque el orden en el Atleti debería ser la gloria, y el desorden la mediocridad.

 

Fue un partido malo del Atleti: pocas ideas para salir jugando, poca capacidad para elaborar jugadas en conjunto y una intensidad que se veía reducida en comparación con la de los últimos partidos. No iba a ser el partido de los rojiblancos que urgían de un creador ya que Koke luchaba solo contra el mundo de la carencia de calidad de nuestro equipo y Diego Costa no lograba definir todas las jugadas individuales que realizaba. El brasileño es el jugador desequilibrante que así los otros diez no estén en su día, puede sacar adelante un partido. Puede anotar un gol de la nada y potenciar al resto de jugadores y así encaminar la victoria. Esta vez sus tiros se fueron a centímetros de la portería y no pudo rescatar a su equipo. David Villa sigue sin aparecer y es algo preocupante pero el Cholo considerará que mientras más partidos juegue tendrá más confianza, ritmo y se abrirá la puerta de su último depósito de calidad y goles. La defensa, Mario, Gabi y Raúl García se encargaban de destruir todo ataque del local pero su efectividad en este objetivo era igual a su incapacidad para generar juego. Sobre todo García, que es el que debe suplir el rol de Arda pero que no lo ha hecho, no lo hace y no lo hará porque no nació para hacerlo. Tiene muchas otras cualidades pero no van del lado de creación. El Calderón te espera Diego Ribas, y esperemos que seas nuestra gran sorpresa Navideña. Tu club te necesita.

 

Entraba el Cebolla pero era incapaz de imitar el papel que realizó con su selección. Tiene un potencial gigante pero no se adapta por completo al Atleti. Tal vez él no se acopla al equipo o Simeone no encuentra la función o lugar que debe cumplir el uruguayo para que pueda maximizar su potencial. Toby fallaba en el gol del Espanyol pero es muy temprano para juzgarlo. No fue el partido de los nuestros y en una noche así no se le puede echar la culpa de todo al belga. El Atleti es tan interdependiente que los bajos rendimientos se contagian. El Atleti tiene recambio de calidad para cada puesto menos para el de creación, que era el que más necesitábamos y el más vital para este Atleti. Si Diego Ribas hubiera estado presente el sábado hubiera desatado los nudos y el rendimiento colectivo hubiera mejorado notablemente. No tengo “dieguitis” ni esos inventos, tengo una obsesión por un jugador o un puesto que necesitamos cubrir con urgencia. Diego es una apuesta segura que hará mejorar mucho nuestro equipo, es calidad comprobada y es desesperante ver la nefasta gestión de nuestra directiva para traerlo.

Un mal partido y una derrota no tapa la gran campaña que estamos haciendo ni quita en lo más mínimo el prestigio y confianza en Simeone. Confiemos en el que el argentino logrará sacar todo de Villa, Guilavogui, Baptistao y Adrián. Si no logra hacerlo sabremos que hizo todo lo posible pero que murió en su batalla. No seamos pesimistas que el próximo fin de semana podemos ser líderes. Y no sería para nada raro. No sería para nada “antinatura”.

Nos vemos en Viena

Twitter: Colchonero2012

E-mail: atleti2012@hotmail.com

 

 

Anuncios