Etiquetas

, , , , , , , , ,

Recuerdo perfectamente ese día. Todavía no era un hincha “real” del Atleti pero si tenía un acercamiento muy pero muy ligero hacia ese estilo de vida. Era lunes y me topé con un partido del Atleti por cable y me bañe rápido para verlo. Solo recuerdo dos escenas: un Atleti desesperado en los últimos minutos por llevarse el triunfo (el partido quedaría 0 a 0) en el Calderón y un cabezazo de un jugador con rulos apellidado Costa que sin marca alguna no colocaba el balón con precisión y amarraba así la última oportunidad del Atleti de llevarse el partido. Han pasado más de dos años desde esa escena y esa lagartija de jugador se ha convertido en un lagarto. En el “Lagarto” Costa. Dos años después el Atleti jugaba contra el Osasuna y ese mismo jugador brasileño cabeceaba con una calidad soberbia (con un jugador incomodándolo) para mandarla a la escuadra. Era su segundo gol en menos de media hora con un Atleti que se sabía y sentía ganador desde el arranque del partido. Que tiempos tan distintos. Que jugador tan distinto.

Pero el segundo gol del brasileño también me hizo recordar otro momento. En la temporada en la cual Manzano hacía de la suyas con nuestro equipo un colombiano llamado Radamel Falcao y apodado “el Tigre” de Santa Marta anotaba un gol idéntico al del brasileño que cerraba la goleada por 4 a 0 frente al Sporting. Muchos estamos de acuerdo con que Falcao no debió irse del Atleti este verano (por cuestiones simbólicas, deportivos y de ídolos) pero no contábamos con que el Lagarto reemplazara tan bien al Tigre. Hasta ahora no extraño los goles de Falcao y espero no hacerlo. Y si no funciona con el Lagarto, tenemos al goleador histórico de la selección española con un gran potencial que todavía no termina de desplegar en las riberas del Manzanares. Un potencial que Costa lo está desarrollando a pasos de gigante.

 

Sin embargo, hay otro componente crucial para sacar adelante partidos en los cuales las ideas no fluyen y que facilita el trabajo del Lagarto. Una pieza más de la resurrección del Atlético de Madrid (haciendo honor a su apellido) es Koke. Otro jugador que no convencía a nadie hace pocos años pero que con esfuerzo, trabajo y confianza se ha ganado la gratitud de toda una afición orgullosa de uno de los suyos. Se ha ganado plantar la bandera rojiblanca en un lugar que fue la pesadilla de cualquier colchonero durante los últimos 14 años. Hasta ese día glorioso que todos recordaremos como una revolución futbolística (17 de mayo) en la cual Koke fue el asistente del gol heroico e hizo que la pesadilla se convirtiera en un sueño. Ese pie derecho que sigue ejecutando a la perfección el plan para que el Atleti nunca caiga de la cima y nunca se desvíe de la victoria. Porque no podemos entender al Atleti actual sin Koke y Diego Costa.

Simeone lo dijo y lo cumplió: 5 rotaciones. Baptistao por Villa, Insúa por Filipe Luis, Tiago por Gabi, Turan por García y Juanfran por Manquillo. Insúa no cuenta con la experiencia ni minutos que Filipe por lo que era previsible y normal que los ataques por banda fueran por el lado de Juanfran. Así se hizo y de ese sector del gramado llegaron los dos goles, incluida una asistencia de nuestro siempre cumplidor lateral derecho. El argentino que jugaba por la banda izquierda se proyectó poco en ataque (algo comprensible ya que el ataque se concentraba por el otro lado y porque recién se está adaptando al juego colchonero) pero aun así mostró que tiene precisión en los centros. Es muy pronto para juzgarlo tanto a él como a Baptistao, no se les puede crucificar ni alabar todavía. Sin Koke y Costa otro hubiera sido el partido ya que el primero se encargó de ser el cerebro del equipo (correr, pasar, mostrarse, generar jugadas, quitar) y el segundo de ser el killer rojillo. En todo el partido los colchoneros no mostraron la intensidad de otros días ni la agresividad frente al rival. Las rotaciones junto con el hecho de haber jugador cuatro partidos en once días permiten entender la situación pero resaltan aún más el mérito de la victoria. El portugués que reemplazo a Gabi comenzó impreciso al intentar generar ese pase al vacío pero cumplió un papel aceptable durante todo el partido.

 

Hace poco más de un mes comenzó el torneo y el Atleti no conoce la derrota.  Puntaje perfecto  (6 de 6) que le deberían permitir estar en el liderato absoluto….. si es que existiera un poco más de justicia en este constructo mental llamada Liga de las Estrellas. Ya no solo basta con que el presupuesto de los dos rivales de toda la vida sea superior y que tengan dirigentes que, más allá de los medios (legales o ilegales) que utilicen, siempre buscan lo mejor para su club. El factor arbitraje resalta una vez más y es realmente clamoroso como de manera tan descarada se le puede jugar en contra a un equipo pequeño para favorecer al Barza o Madrid. ¿Acaso hay un libreto especial para estos dos equipos? ¿Cuándo al Valladolid, Osasuna, Real Sociedad o Atleti le han cobrado un penal como el que le cobraron a Pepe? Al Real Madrid hasta le han cobrado goles en los cuales la pelota ni estuvo de cerca de ingresar a la portería (en un torneo de categorías inferiores la pelota rozo la red por fuera del arco).Un factor más de desventaja que hace casi imposible que por más lagartos, tigres  y otomanos con sables entre los dientes que tengamos podamos superar y derrotar el duopolio. Porque si hablamos de competir, le competimos a cualquiera.

 Nos vemos en el Bernabéu.

Twitter: Colchonero2012

E-mail: atleti2012@hotmail.com

Anuncios