Etiquetas

, , , , , , , , , , , ,

En algún momento y en algún lugar soñé con este momento. Un sábado matutino (en Sudamérica), soleado en Europa y en este lado del mundo y con un equipo rojiblanco causando celos y envidia en sus rivales, admiración en los neutrales y orgullo en los suyos. Pero no solo eso. También soñé con la música de la Champions, ese ritmo que nos hace sentir en el templo del olimpo de los grandes equipos, imperioso y alucinante al mismo tiempo. Y es que el Atleti ganó ayer, gano hoy y ganará mañana. Todavía recuerdo el final de la temporada pasada, la última pitada del cigarrillo según Ennio Sotannaz, en el cual el Atleti se quedaba a puertas de ese campeonato que nos daba la posibilidad de que el mundo entero se entere que hay un nuevo equipo en sus vidas. Ha pasado más de un año y estamos a pocas horas de vivir ese momento. Un equipo ruso vendrá a la orilla del Manzanares para enfrentarse a un equipo con una automatización del flujo de la victoria. Para enfrentarse a uno de los mejores equipos del mundo. Que el mundo se entere de eso.

El juego no era claro, el Atleti cometía muchas faltas generando un juego tosco y trabado. Sin embargo, una vez más en el Calderón había un equipo decidido, intenso y muy dinámico en el sector ofensivo. Un equipo que también tenía calidad con David Villa, Diego Costa y Koke. Un equipo que no necesitó de Arda para solucionar el marcador rápidamente pero que hizo que la grada presenciara una de las más grandes calladas de bocas que he visto en el fútbol: Raúl García. Ese jugador tan criticado por muchos (me incluyo) que volvió a arrancar de titular y volvió a asistir, a anotar y a participar activamente en el juego colchonero. Si logra mantener ese nivel en partidos internacionales, con rivales de mayor envergadura y aporta su papel de manera positiva (y efectiva) prometo que nunca más recibirá una crítica en este blog. Pero primero tiene que lograrlo contra cualquier rival y de manea seguida. Al menos, ya ha dado el primer paso.

Otro jugador que tuvo un gran desempeño y que comenzó a sentar las bases para la victoria (iniciando la jugada en dos goles) fue Juanfran. Se hizo dueño y señor de su banda, no se cansó de ir al ataque y como siempre, mantuvo su solidez defensiva en un nivel más que aprobatorio. El primer gol llegó por empuje del Atleti y juego por las bandas entre Costa y Juanfran. Todos los colchoneros vimos como la pelota bajaba justo para el pie de Villa, y supimos lo que pasaría. El empalme fue perfecto y ya nos podíamos ir parando de nuestros asientos. Demostrando que los laterales son fundamentales para el éxito de este equipo, esta vez por la otra banda, aparecía Filipe Luis para que le cometieran penal. Y Diego Costa volvía a callar bocas. La envidia de sus enemigos incrementa mientras que su gloria también. No podrán pararlo.

Godín y Giménez están comenzando a entenderse pero no aún lo suficiente. Los dos descuentos del Almería  llegaron por descoordinaciones de ambos. Algo normal por el grado de relajo tras estar con un marcador abultado a su favor y por ser el debut del otro central uruguayo, en pleno proceso de adaptación. Cuando las cosas se ponían mínimamente complicadas apareció el nuevo truco del Cholo. Tiro libre perfectamente ejecutado por Gabi que cede a Tiago y lo deja completamente solo. Jugada de laboratorio que no es que salga de la nada, es fruto del trabajo y las horas extras del Cholo y su equipo. Porque eso es lo que compensa la diferencia abismal de millones del Madrid y el Barza y lo que ha generado que nuestro equipo este donde este. El esfuerzo, sacrificio y coraje. Palabras que están en lo más profundo del ser “Simeone” y que están comenzado a trasladarse a cada jugador rojiblanco.

Terminó el partido con la misma alegría y optimismo con que empezó. El Atleti es un equipo compacto y una de las mejores sensaciones que me generó el partido fue que para esta victoria comida no se necesitó de Baptistao, Adrián, Arda, el “Cebolla”, ni de los dos nuevos refuerzos. Hay más banquillo y hay más recambio. Que en diciembre venga el creativo. Que venga Diego. Gracias por tanto Cholo. Gracias por hacer que ahora el Calderón haya pasado de ser un estadio semi-desierto a un monumento repleto de gente y de gente sonriendo. Un monumento del fútbol con sabor a victoria, un santuario al que asisten más de 40 mil personas a sentirse orgullosos de su equipo y a motivarse para su realidad diaria. Un santuario en el que manda un equipo que va de rojo y blanco. Porque si el Atleti ha logrado esta gesta, ¿por qué no podemos hacerlo nosotros con nuestros retos?

Nos vemos en el Calderón.

Twitter: Colchonero2012

E-mail: atleti2012@hotmail.com

 

Anuncios