Etiquetas

, , , , , , , , , , , , ,

Porque un hombre decidió regresar, volver a juntarse con los de su sangre y detener la guerra que derramaba de sangre el escudo del Atlético de Madrid. Que lo llenaba de vergüenza, humillación y fracaso. El ejército estaba allí, con un potencial inmenso,  pero carecían del líder indicado que los llevara a recuperar la gloria perdida. Un señor con gafas intentaba hacer que el Atleti pareciera un equipo de fútbol (sin mucho éxito) mientras que otro par de innombrables no se sentían muy fastidiados por la crisis deportiva y económica que existía. Tampoco se molestaron en apropiarse indebidamente de un estilo de vida hasta transformarlo en un negocio asqueroso en beneficio propio. Echaron a la víctima de turno para traer a “otra”, pero se equivocaron. Trajeron al Spartaco de los hinchas, que terminó convirtiéndose en la bestia negra del dúo detestado por miles de personas alrededor del mundo. Llegó el héroe del Atlético de Madrid para liberarnos de las cadenas de mediocridad, conformismo y mentira creadas por los que se supone deberían ser nuestros representantes. Esa es la historia de un hombre que sigue luchando para que su tribu no vuelva a la oscuridad. Para que cuando no este, nosotros sepamos lo que podemos ser (y lo que somos) y exijamos eso a los que sí sabemos que se quedarán. Para tener herramientas para oponernos a  Enrique Cerezo y Gil Marín sin bajar la mirada. Diego Simeone no lo hizo, no lo hace y no lo hará. Mientras este, él será nuestra principal “arma” contra la mediocridad y mentira. Pero cuando él no este, espera que todos los que lo idolatramos y admiramos cada fin de semana sigan con su prédica. Que nunca más nos vuelvan a engañar ni poner las cadenas. Que hagamos del Atlético de Madrid un mejor estilo de vida y con ello un mejor mundo.  Por un Atlético de Madrid libre.

El tiempo pasa y cambia pero el Atleti no. Sigue siendo el mismo de antes. Perdón, si ha cambiado en algo. Tal vez ayudado por la presencia en la elaboración de David Villa y por un desarrollo de juego de “toque”, los colchoneros están logrando superar una de sus principales dificultades del ciclo pasado. Hace años, lo normal era que el Atleti perdiera de visita dando una imagen pobrísima de futbol. En los primeros seis meses con Simeone, el Atleti seguía cediendo muchos puntos de visita pero algo había cambiado: ahora competía de igual a igual. En la temporada pasada, lo normal era que el Atleti ganara estos partidos pero dando una imagen de juego poco convincente y en muchas ocasiones fruto del pelotazo, con nula elaboración. Esta temporada, al menos me da la sensación (y eso vi frente a la Real Sociedad) que la tendencia al triunfo sigue constante, pero me percaté de algo mucho mejor. Que ahora los rojiblancos eran capaces de armas muchas jugadas (¡y de visita!) con elaboración, con toque, con pases filtrados, ya no solo dependiendo de la pelota parada o del pelotazo a Costa. A la intensidad del ciclo pasado se le estaría sumando un “tiki-taka” no tan desarrollado pero “tiki-taka” al fin y al cabo. Lo vi en Anoeta. El guaje Villa tal vez no sea tan eficaz como Falcao dentro del área pero es capaz de aportar mucho más en la elaboración. Entre Villa, Turan, Costa, Koke y Gabi formaron un equipo de elaboración frente a la Real. Miren el segundo gol, el desborde de Villa, ¿Falcao hubiera hecho eso?

La seguridad defensiva sigue siendo igual de segura que la que tienen nuestros dirigentes contra los fanáticos. El Atleti, sin los dos últimos refuerzos, era un equipo sólido gracias al Cholo pero descompensado si queremos competir de la mejor manera en las tres competiciones que tenemos. Con la llegada del central holandés Alderweireld  por la salida de Demichellis y con la incorporación del francés Joshua Guilavogui hay recambios en todas las líneas y da la sensación de ser un equipo más compensado. Si es que algo ha hecho bien nuestra directiva a lo largo de su gestión es el “comercio” con Demichellis. Vino gratis un jugador que se jugaba su última temporada en Europa para venderlo por 4 o 5 millones y traer a un central joven, por más temporadas y más futuro. El equipo formado por nuestra directiva es aprobatorio pero no es nada para destacar. Es lo más mínimo de lo mínimo que tenía que hacer nuestra directiva. No es destacable ni notable ya que con el dinero ingresado no trajeron al “cerebro” necesitado. No me respondan “la deuda” porque nosotros no la creamos, la crearon ustedes.

 

Ahora el Atlético de Madrid es el éxito. Quedar terceros en Liga, llegar lo más lejos en la Copa del Rey,  (volver a jugar la final) y que el mundo nos conozca a partir de la Champions. Esos son los objetivos. Que sepan quién es Diego Costa, quién es Arda Turan, que sepan que el Atlético de Madrid es uno de los mejores equipos del mundo. Soy muy optimista, tal vez demasiado, pero ganar la Champions no es un objetivo descabellado por el momento de total efervescencia que estamos viviendo.  No bajemos la mirada que Lisboa nos puede estar esperando. Ahora el niño de 9 años debe preguntar: Papá, ¿cuándo el Atleti será libre? ¿Cuándo la palabra deuda desaparecerá del Atleti? Tengo 9 años, esa palabra es muy complicada…. Espero que pronto, hijo.

 

Twitter: Colchonero2012

E-mail: atleti2012@hotmail.com

Anuncios