Etiquetas

, , , , , , ,

Eran los primeros años del siglo XXI y dos equipos pasaban por una crisis deportiva y futbolística. Uno era italiano, el Napoli, y otro español, el Atleti. Una década después ambos clubes lograrían resurgir de la mediocridad y el fracaso para ahora ser equipos respetados en cualquier parte del mundo y que pueden competir con cualquier equipo en cualquier lugar. Ambos están llegando a la meta, pero con diferentes medios. Pero no nos apresuremos en el tiempo. Mientras que en el 2000 el Atleti consumaba su descenso a segunda división, el Napoli hacía lo propio en el 2001 para luego llegar a una verdadera catástrofe: jugar en tercera división y desaparecer por una crisis económica agobiante en el 2004. Si alguno consideraba que el embargo judicial al Atleti a inicios de década con juicios a la directiva (sí, esa directiva parásita que una década después sigue en el club rojiblanco) y con descenso incluido era mucho, quedará curado tras ver la situación del club de Nápoles. Ese equipo que la pasada temporada permaneció en la segunda posición durante casi toda la Serie A y se perfila como candidato al título esta temporada llegó a desaparecer en el 2004. ¿Cómo así resurgió de las cenizas? La respuesta tiene nombre y apellido: Aurelio De Laurentiis, un presidente de verdad que está cerca de lograr la gesta en el San Paolo. Paradójicamente, productor de cine al igual que nuestro indeseado presidente: Enrique Cerezo.

Di Laurentiis

Regresemos al presente. 2013. El Atleti logró hace poco meses vencer al Madrid en la final de la Copa del Rey y jugará Champions. Ha regresado a la élite mundial con 5  títulos en 3 años. Por su parte, el Napoli se ha consolidado como un equipo candidato en Italia y también jugará Champions la próxima temporada. Pero hay una gran diferencia muy grande entre un equipo y el otro, invisible para los aficionados al fútbol de manera superficial pero evidente para los que buscan debajo de la alfombra lo escondido por la prensa deportiva española.

Los medios por los cuales ambos equipos están llegando a la gloria y grandeza es distinta. Mientras Aurelio De Laurentiis (ADL) invirtió 40 millones de euros para que el Napoli se vuelva a crear (sin deudas) y basó su crecimiento en una economía sostenida y rentable, la directiva del Atleti según acusaciones de la justicia no puso ni un euro para convertir al Atleti en una Sociedad Anónima y para de esta manera, apropiarse del club. Puede que el Atleti haya ganado más títulos en los últimos años que el conjunto italiano, pero es un crecimiento deportivo basado en una deuda agobiante y en financiación de terceros que descapitaliza al club cada vez más. Este año el conjunto de Madrid jugará Champions pero los refuerzos son escasos y todo el mundo se pregunta: ¿A dónde fue a parar el dinero de la venta de Falcao? Porque la respuesta no es Villa, que costó solo dos millones por un año, y costará tres más si se decide ampliar el contrato.

¿A cuánto se vendió Falcao? ¿Cuál es la verdadera deuda del club? ¿Cuál es el papel de los fondos de inversión? Preguntas que debería responder nuestra directiva pero que nunca lo hará. A diferencia de esto, los hinchas napolitanos si saben adónde fue a parar el dinero de la venta de Cavani, su máxima estrella (el “Falcao” del Atleti) y la respuesta es la siguiente: la compra de Higuaín, Albiol, Callejón, Pepe Reina y Mertens. Estas contrataciones no solo se deben a la venta de Cavani, sino también es una consecuencia de tener una política dirigencial transparente, notable y de respeto por el club y el aficionado. De Laurentiis no tiene que poner excusas de ninguna deuda (como si lo hacen todos los directivos del Atleti) para no poder fichar, porque no debe los aproximados 250 millones del Atleti. Tampoco se ha visto juzgado por los tribunales de su país. Y no se contenta con lo que ha fichado, sino que va por más: Dzecko, Jackson Martinez o Demba Ba. Ese es un ejemplo de presidente. Que no se limita, que va por más y que quiere el bien del club por encima de todo. Qué diferencia, ¿no Cerezo? Mientras nuestro presidente se pasó toda la temporada “vendiendo a Falcao”, mostrando pocos signos de querer mantenerlo, De Laurentiis estableció algo claro con su estrella, mitad serio, mitad broma: “O Cavani decide antes del 20 de julio o le arranco la cabeza”, “Creo que se quedará en el Napolés”. El presidente del Napoli sabe que para crecer se necesita mantener a las estrellas y potenciarlas con otros buenos jugadores. Impidió que Hamsik y Zuñiga se vayan del club. El Napoli es un club que mantiene a sus estrellas y que compra jugadores de garantía, el Atleti un club quebrado económicamente y que tiene una directiva que no se demora en poner a la estrella del equipo en venta apenas brille. Mientras una directiva es decente y transparente, la otra es inepta y con muchas acusaciones de corrupción en su contra. Mientras De Laurentiis y su junta tienen una economía sin deudas lo que les permite fichar y vender a sus jugadores a más alto precio, Cerezo y los Gil han generado una deuda tan grande que no pueden fichar jugadores con el dinero del club (recurren a terceros) y siempre están urgidos de vender. Con un presidente como el italiano en el conjunto de Madrid, no solo Falcao se hubiera quedado, sino que hubiera venido Diego, Cazorla y muchos más. Si hubiera venido este productor de cine, no el otro, seriamos un club tal vez con menos títulos en los últimos años, pero con una economía potencial para comenzar a conseguirlos. Ahora el Atleti tiene una economía para comenzar una nueva decadencia.

El Napoli no es un club multimillonario como el Madrid o el PSG y que comenzó igual o peor que el Atleti. En tiempos modernos en los cuales pocos clubes tienen mucho poderío económico y muchos están sumidos en deudas (la mayoría de clubes españoles menos los dos de siempre), el caso del conjunto de Nápoles es un ejemplo. Un club balanceado, equilibrado que sin derrochar millones puede competir con cualquier otro club, con una directiva seria, capacitada y transparente. Que puede invertir porque no tiene deuda. En España, hay mucho descontento por el reparto injusto de TV que favorece al Madrid y el Barza. Pero estoy seguro que si clubes como el Atleti, Valencia, Sevilla, Málaga se manejarán como el club italiano podrían hacerle un poco más de competencia a esos dos grandes e incluso formar un frente de oposición sólido y con una economía rentable para reformar el abusivo reparto televisivo. Primero hay que arreglar la propia casa, sanear la economía, y luego preocuparse por exigir a los elementos externos mayor justicia.

El único elemento en el cual el Atleti le puede sacar ventaja a equipos ejemplos como el napolitano no es la calidad de plantilla, ni la situación económica ni la capacidad de directiva, es el entrenador. Diego Simeone es el único elemento que está haciendo que el Atleti supere a clubes más serios, mejor planificados y con mucha mayor inversión. Los colchoneros debemos tomar posición para reclamar, exigir y expulsar al villano de Cerezo y Gil pero darle todo nuestro apoyo al héroe de Simeone.

PD: Obtuve muy buena información de este artículo:

http://blogs.grada360.com/elstreamer/2013/07/25/el-momento-del-napoles/ , Gaby Ruizplus.

Twitter: Colchonero2012

Email: atleti2012@hotmail.com

Anuncios