Etiquetas

, , ,

Sobresaliente. Esa es la calificación para el Atleti esta temporada. Una temporada gloriosa que quedará grabada en la memoria de los colchoneros por el resto de nuestras vidas en el cual se cortó la maldición del Madrid, el maleficio de la irregularidad y se consiguió clasificar a la esquiva Champions y ganar un título local más de un quinquenio después (la última vez fue en 1996). El Atleti ha vuelto a la élite del fútbol mundial y está latente la posibilidad de que se mantenga a lo largo de los años en este grupo. Al menos existe esa chance, mientras este Simeone y los futbolistas e hinchada con él. El Atleti depende única y exclusivamente de ese nexo para seguir acariciando la gloria. Ni transparencia, ni dirección deportiva, ni política de fichajes, ni economía sólida, ni estructura social. Ni credibilidad dirigencial. El éxito del Atleti se basó en los siguientes puntos:

  1. 1.       La unión de jugadores: El comando técnico logró generar un sentido de unidad en el grupo y potenciar el rendimiento individual en beneficio del colectivo. Jugadores irregulares como Godín, Juanfran y Filipe se convirtieron en verdaderos héroes de la defensa. Una de las líneas de cuatro más sólidas de todo el mundo. Los escasos errores que tuvieron o jugadas en las cuales el rival se adelantó fueron neutralizadas por el otro pilar de la defensa: Thibaut Courtois. Un gran equipo necesita un gran arquero. No que ataje lo que cualquier arquero profesional atajaría, sino más, mucho más. Una muestra de la importancia de esta pieza fue la final de la Copa del Rey. Una más de su colección de partidos estrella en el Atleti. Con jugadores que se encargan de dejar el arco en 0 es más fácil jugar, y ganar.   

 

Lo que el mediocampo sufrió por carencia de talento lo suplió con desgaste físico, intensidad y mucha rigurosidad táctica. Temporada notable de Gabi (más allá de la mancha contra el Barcelona). Yo pensaba que Tiago no tenía más que aportar al Atleti, pero sorprendió a mitad de temporada cuando comenzó a tener partidos más que aceptables con mucha participación en el buen rendimiento del equipo. Mario tiene todo para continuar en el Atleti  y seguir desarrollando su potencial, también de una buena temporada. Junto con la defensa, lo mejor estuvo en el último cuarto de cancha. Falcao y Diego Costa. La dupla goleadora de Europa. Fueron potenciados en muchas ocasiones por Arda, Koke y el “Cebolla” aunque aquí radica la principal carencia del equipo: la creación. El turco y Koke no siempre bastan para crear juego. El regreso del brasileño Diego sería una excelente pero también necesaria noticia para el equipo. Casi todo el equipo se sentía parte del Atleti. La derrota del equipo era su derrota. El éxito era compartido y el fracaso también. Así todo es más fácil.  Creo que todos los jugadores tienen una calificación de regular para arriba. Algunos tendrán que salir para ceder paso a otros con más capacidad para jugar en las altas esferas del fútbol.

  1. 2.       El comando técnico: ¡Que tan influyentes pueden ser los entrenadores! Hace 2 años la misma base de jugadores era cualquier cosa menos un equipo competente de fútbol. Simeone logró que al Atleti lo respetaran sobre la base de resultados producto del compromiso, el esfuerzo y la motivación. Este equipo tenía vida y alma.  Tres títulos en dos temporadas. Tejer lugar tras muchos años. Champions al fin. El comando técnico logró lo que muchos anteriores no pudieron: hacer que el rival no pise el escudo del oso madroño, que no pise el escudo del Atlético de Madrid. Que lo mide con total admiración y también, con un poco de miedo.

 

  1. 3.       Los títulos: La temporada igual hubiera sido buena sin los títulos. Igual hubiera habido regularidad, competencia, compromiso y un estilo de juego definido. Sin embargo, lo que diferencia algo bueno de algo espectacular, lo que genera este salto de jerarquía, son los títulos. Y son necesarios. Eran necesarios para que el Atleti vuelva a las vitrinas de Europa. Es la carta de presentación de cualquier equipo y los rojiblancos han sabido jugarlas para ganarlas.

Hemos dado un salto a la gloria, esperemos que sea para quedarnos. No quiero hablar ni de fichajes ni de traspasos ni de economía ya que con nuestra directiva no se puede especular nada. De un día para otro pueden conseguir 30 millones y traer a una estrella así como vender a un pilar del equipo el último día de pretemporada. Pueden mejorar la calidad y compensar al equipo así como perjudicarlo y amenazar este ascenso del Atleti. Nuestro futuro es una incógnita. No pensemos en ello ahora. Celebremos. Habrá tiempo para juzgar cuando pase más tiempo de pretemporada. Dejemos de ser sufridores por un momento y pensemos en el gol de Miranda, en los miles de madridista decepcionados, en haber callado la boca a la mitad de los medios, en David Luiz tratando de llegar al balón tras la “pinchada” del ídolo moderno (Falcao), y en la imbatibilidad en el Calderón. Temporada de ensueño.

Twitter: Colchonero2012

Anuncios