Etiquetas

, , , , , , , ,

Si uno ve a un grupo de niños en la calle jugando con una pelota desinflada, cogiéndola cada vez que pasan carros y con arcos hechos de piedritas y uno de ellos repentinamente anota un auto-gol vergonzoso lo que uno verá a continuación serán risas y carcajadas. Por parte del que generó el auto-gol y por parte de todos los demás. La situación cambia cuando un jugador profesional de unas de las mejores ligas del mundo que cobra un sueldo inverosímil comparado con la situación actual de desempleo de su país, que es titular y capitán de un equipo grande por historia, afición y rendimiento actual y que está jugando contra el posible mejor equipo de la historia en su propio estadio frente a 54 mil espectadores hace lo mismo y muestra una sonrisa. Eso ya no es normal. Eso no causa gracia a los aficionados del equipo perjudicado. Pero eso es lo que hizo el capitán del Atlético de Madrid. Y eso es lo que ha venido haciendo este equipo frente a los dos equipos grandes de España. Le ha importado poco el prestigio y honor de su club. No ha sufrido ni sentido como propio las derrotas humillantes contra el Madrid y ahora contra el Barcelona, y lo peor es que esto ha sido consentido y apoyado por gran parte de la afición. No le ha mostrado respeto ni importancia a dos partidos que antes de la llegada de la familia corrupta el triunfo era el único resultado posible para la directiva, para la plantilla y para la afición. Ahora todo ha cambiado para peor. Al término del partido 9 000 aficionados clamaban a los jugadores para que ganen moral frente a la final que se disputa este viernes. No les importaba ni a ellos ni a los jugadores haber desperdiciado una oportunidad de oro para ganarle al posible mejor equipo del mundo.

 

Todos mis críticos dirán que el Atleti no se jugaba nada, que ya estaba clasificado y que lo único que importaba era la final de Copa. Pero para mí no es así. Para mí la esencia del fútbol va más allá de puntos y tablas, es una forma de ver y sentir los partidos, el deseo de ser reconocido cada vez más, ganando a todos y todo. Ganarle al campeón de la Liga BBVA en tu propio estadio demuestra grandeza, jerarquía y la realidad de ser un equipo capaz de poner en jaque a los dos grandes. El Atleti es incapaz de eso. No le interesa, no lo quiere. Se contenta con el practicismo de los 3 puntos, de ganarles a los equipos “inferiores”, de la clasificación a Champions y con el conformismo. Antes esos 9 000 aficionados hubieran reclamado a los suyos esta vergonzosa derrota y Gabi hubiera sido el punto de las críticas por su sonrisa previo autogol. Ahora son aplaudidos y el único al que parece importarle mínimamente la derrota es a Simeone. Tal vez de eso te reías Gabi, de haber pisado el escudo del Atleti y que nadie diga nada. Y que sigas siendo capitán sin disculpas de por medio. Hoy el Atleti perdió la esencia del fútbol. Todo el equipo lo hizo, pero el digno capitán fue más allá. El Barcelona y el Madrid son nuestros rivales clásicos. Los 3 grandes de España. Sin victorias frente a ellos no podremos entrar en ese triángulo y ese es el parche que tiene este equipo. Uno que se puede sellar el viernes.

 

El Atleti jugaba con un equipo variado con Tiago por Mario, Insúa por Filipe y Adrián por Costa. El primer tiempo fue un calentamiento entre los dos equipos. El partido comenzó en el segundo tiempo. Falcao abrió el marcador a los 6’ tras una gran corrida de Adrián y pase de Gabi en el área. Pero tenía ese presentimiento que el Barza voltearía el partido en jugadas fortuitas y así fue. Este Atleti tendrá mil y un cosas buenas pero necesita un equipo de los mejores equipos de psicólogos del mundo para poder afrontar y mantener la victoria frente al Real y Barza. No creo que sea coincidencia que los dos únicos autogoles que nos hemos anotado esta temporada (que serían dignos del top ten de bloopers del año) hayan sido frente a estos dos equipos. Hay un factor que necesita ser superado para el viernes y para la próxima temporada que viene, en la cual jugaremos contra los gigantes europeos.

 

Me dirán que la final era más importante que el partido de hoy, lo cual es cierto. Pero yo estoy seguro que los once jugadores que estaban en el campo en el minuto 70’ estaban totalmente capacitados para mantener o aumentar el resultado. Sin excusas de presupuesto o demás.

Minuto 70’: el Barza se queda con 10 ya que Messi sale lesionado y el equipo catalán ya no tenía cambios. 1-0 en el marcador frente a un Barza que tampoco contaba con Xavi y que no tenía motivación mayor por ganar el partido. El Atleti vio que esa circunstancia era ideal para comenzar el circo y Alexis Sánchez, ese jugador chileno que anota gol cada vez que pasa un eclipse solar y lo celebra como si fuera la final del mundial, convirtió tras ganarle el espacio a Insúa y tras previo desvio en un defensor rojiblanco que descoloco a Courtois ya que la pelota iba lenta y directamente a sus guantes. Gol tonto. Pero aún había más. Tiro de Villa que se iba dos metros fuera del arco pero que encontró a nuestro capitán dispuesto a seguir la larga tradición de soberanía de los dos grandes y la empujo hacia su propia puerta en un gesto de torpeza total.

 

Esta temporada el Atleti ha tenido la oportunidad de ganarle a los dos grandes en circunstancias idóneas (sin presión de resultado, contra los suplentes de esos equipos, poniéndose adelante en el marcador) y la ha desaprovechado por falta de calidad y juego pero también de actitud. El Atleti está cumpliendo una temporada magnifica, eso no lo dudo, por fin es un equipo serio, regular y competitivo. Pero eso no impide poder criticar lo negativo. Quiero creer que en la final de la Copa del Rey el equipo no decepcionará y saldrá como en todas las finales con Simeone con una actitud, intensidad y concentración impresionante. Eso será la clave para el triunfo. Pero el equipo debe saber que la historia y prestigio de un club no solo son las finales, no son solo los puntos. La esencia, pasión y prestigio por un equipo de fútbol va más allá de 3 puntos. Va más allá de decir que este partido importa porque nos jugamos Champions y este no porque no hay nada por jugar o es un campeonato menor. “Ganar, ganar, ganar y volver a ganar”. Lo dijo Luis Aragonés. Le recomiendo al equipo y a la afición escucharlo.

 

Nos vemos en el Bernabéu.

Twitter: Colchonero2012    E-mail: atleti2012@hotmail.com

 

Anuncios