Etiquetas

, , , , , , ,

Esta es una crónica muy importante por todo lo que significa. Por fin los rojiblancos podemos decir que nuestro equipo es uno de Champions. Nos enfrentaremos a los mejores equipos de Europa la próxima temporada pero lo más importante es que hemos clasificado como un equipo grande: dependiendo de nosotros mismos, con autoridad, regularidad, merecimiento y sin sufrir o esperar a la última jornada para ver si la suerte estaba con nosotros. El próximo mes termina la Liga pero ya hemos asegurado el tercer puesto. Un lugar mínimo que por historia y afición debió estar ligado al Atlético de Madrid por siempre pero que por una de las peores directivas futbolísticas y empresariales del mundo no fue así. Esta no fue una clasificación llena de dramatismo y adrenalina lo que generaba que sea vista como una gesta heroica y que incluso ¡se llegue a ir a Neptuno a celebrarlo como un título! Pero esto último es lo que más me sienta. Me gusta que el drama haya sido dejado de lado porque Simeone y el equipo saben que clasificar a Champions no es ninguna grandeza, por eso la tranquilidad al finalizar el partido, sino más bien una responsabilidad que tienen por llevar puesta la camiseta del Atlético de Madrid. Ahí radica el mérito del Cholo. Una responsabilidad que se tiene que repetir año tras año como si fuera normal. Era lo normal antes de que llegara una familia y un cooperador que lo único que buscaban era beneficiarse ellos mismos haciendo infeliz a la gente. Destruyendo sueños, esperanzas y vidas.  Esta clasificación me genera una esperanza y un sueño muy grande. Tengo que ir cambiando la canción de mi reproductor. El coro de voces de la Champions me espera. La Europa League quedará como un bonito recuerdo.

Hace un año el Atleti se coronaba campeón de la Europa League, el primero paso para la grandeza.  Lo hacía con oficio, disciplina táctica, efectividad, dominio, intensidad, efectividad en ataque y defensa, y con un juego brillante. Un año después, más allá de la falta de calidad y de creatividad en este equipo tras la partida de Diego, todo se mantiene. Hay una idea que se ha consolidado con una plantilla descompensada pero con la misma base de jugadores que hace un año. Y hoy más que nunca note un intento de los rojiblancos de hacer algo que nunca habían hecho de visita a lo largo de toda la temporada: poner la pelota al piso y comenzar a elaborar jugadas por los espacios de los defensas sin pelotazos, miles de centros y demás jugadas que solo demuestran una falta de capacidad de creación. Con creativos de calidad para la próxima temporada este problema se puede convertir en una virtud. Hay un intento por solucionar lo malo y una consolidación de lo positivo. La pelota parad sigue siendo una de las principales armas de este equipo. Así llegó el primer gol de Diego Costa, previo centro de Koke al primero palo y peinada de Miranda.

El Atleti ganó en confianza y el Celta en desesperación. El descenso de los de Vigo se consolida cada vez más a pesar de tener una afición de primera. Cada vez defendían con menos hombres y el Atleti atacaba con más hombres y mucha intensidad. Así llegó el segundo gol. Tras el enésimo intento fallido de pase al hueco (al menos ahora ya se intenta esta vía) la pelota cae en Juanfran que tira desde fuera del área y el balón se desvía en un defensor. Era el 0-2. Si el Atleti quería podía aumentar mucho más la cuenta. Al que no se le veía muy tranquilo era a Falcao. Si el colombiano se llega a ir del Atlético de Madrid a final de temporada no será por el dinero que le ofrezcan, será por su deseo de ir a un equipo que le brinde más oportunidades de gol y lo potencien. En este Atleti no hay jugadores que puedan dejar mano a mano a Falcao de manera constante, el Tigre tiene que correr  y mucho por pelota. A pesar de ello, el Atleti tampoco es un mal sitio, la temporada pasada anotó 36 goles y esta temporada ya llegó a los 30 goles. Cifras espectaculares. Si los rojiblancos se potencian en jugadores por los ingresos de Champions hay más posibilidades de que se quede.

Más por corazón que por juego, el Celta logró descontar tras previa salvada pero error en el gol de Courtois. Todas las paradas heroicas del portero remedian este pequeño error. Un portero magnifico que rompe record tras record pero para saber cuáles ya están los medios. Es el arquero del Atleti que más minutos ha pasado sin recibir un gol (820) en el Vicente Calderón. El Atleti demostró que con un poco más de intensidad podía finiquitar el partido y así lo hizo dos minutos más tarde cuando otro intento de jugada de elaboración (iniciada por Arda, nuestro jugador diferente) por el medio de la defensa quedo sin querer en los botines de Falcao. No perdonó.

Esperemos que días como los del miércoles se repitan de manera frecuente en el Atleti porque por historia, afición y sacrificio de la plantilla nos merecemos la clasificación a Champions y mucho más. Me animó a decir que ha comenzado una nueva etapa en el Atleti. Hemos dado otro gran paso para el objetivo final. Hemos llegado al olimpo de los mejores equipos de Europa y ya es hora que demostremos que este equipo está para grandes cosas. Que puede hacerse un sitio entre el Manchester, Milán, PSG, Bayern y competir de igual a igual. Esa es la nueva meta que nada más ni nada menos comienza contra el Real Madrid en pocos días.

Nos vemos en el Calderón

Twitter: Colchonero2012

E-mail: atleti2012@hotmail.com

 

 

Anuncios