Etiquetas

, , , , , , , , , , , ,

Si hablas con 100 colchoneros, estoy seguro que el 99% de ellos te hablará acerca de la humillación, la vergüenza, el fracaso, la impotencia, de la inoperancia y falta de calidad de Raúl García y de Mario al igual que de una cifra que va en aumento y nadie ni nada parece pararla: 14 años. Cada vez estamos más cerca del año 14 sin ganarle al Madrid. Y todos ellos tienen razón en decir tales palabras. Hoy era la ocasión propicia para romper esa racha y demostrar que éramos un rival digno y serio para la final de Copa.  Esta vez no había ese ambiente expectante por emociones o sensaciones. Ni siquiera por el buen nivel del equipo y posición en la tabla. No solo por eso, que era lo de menos. Había un ambiente casi orgásmico ya que en la alineación titular del Madrid no estaban ni Ronaldo, ni Casillas, ni Modric, ni Xabi Alonso, ni Ozil, …… y veías a canteranos que contaban con sus primeros minutos en el equipo titular. Lo mejor de lo peor llegó a los 5 minutos del partido. Un Calderón repleto, con una grada entregada (al menos por esos 10 minutos iniciales) y el gol de Falcao tras previo centro de Koke. Había un tifo al principio del partido: “Años de Leyenda Inmortal”. Parecía que esa leyenda iba a desaparecer. Iba a terminar por fin. El Atleti había salido a morder, llegaba con peligro, el Madrid estaba en otra cosa, estaba en otro partido. Sus jugadores estaban perdidos en el campo, no llegaban al arco, Mourinho tenía la cabeza en el partido del martes por Champions. Para el Atleti este partido era una oportunidad deliciosa y exaltante. Para el Madrid, un estorbo, algo que quedaba demostrado en su apatía de juego y en un equipo con solo 3 titulares.

Yo pensé en goleada. En hack trick del colombiano. Los rojiblancos jugaban al máximo de intensidad. Querían ganar el partido sí o sí, iban a por el partido a muerte y eso fue lo que me dio más vergüenza al final del partido. Mientras un equipo había esperado esta fecha toda la temporada y  tenía sed de venganza, el otro lo veía como un partido más y se contentaba con un empate.  Ganó el equipo que menosprecio al partido y en parte al Atleti.  ¿Quién no menospreciaría a un equipo que hace 14 años no les gana?

Siempre hay puntos de inflexión en los derbis madrileños de los cuales el Atleti nunca se recupera. Es un problema futbolístico, emocional y psicológico. Cuando nuestros jugadores ven a sus vecinos, les entra frío en la sangre y llegan a cometer cosas que no cometerían en partidos normales. Un tiro libre sin peligro de Di María se convierte en gol increíblemente tras un autogol de Juanfran. Era una puta broma. Era la misma historia de todos los derbis. Siempre con jugadas que contra cualquier rival no habría peligro (como el gol de Ronaldo en el Calderón la temporada pasada, de pocos metros pasado la media cancha), contra el Madrid se convierten en situaciones claras de gol. Y al final con 3 llegadas y 2 goles, el equipo que vio este partido como un estorbo, ganó. Contra un Atleti que lo intentaba e intentaba pero nada. Los canteranos del Madrid, Nacho y Morata (muchos madridistas ni siquiera los conocían) junto con Essien (¿todavía seguía jugando?) jugaron y prácticamente igualaron el nivel de los titulares indiscutibles del Atleti.

Según cuentan los atléticos de largos años, antes los derbis eran partidos únicos. Ningún canterano con pocos partidos hubiera soportado la presión ni las características de este clásico. Ahora vienen al Calderón y se burlan en la cara del Atleti. Es lo que tenemos.

A veces dudo si esta temporada será la base para que el Atleti se potencie y juegue todos los años una Champions digna o si ha sido el tope de rendimiento lo de esta temporada. Si estos jugadores serán competitivos contra los grandes de Europa y ya no solo contra los equipos de media tabla de España o en finales en el cual el rival todavía no sabía de nuestras armas. Simeone ha hecho bastante con esta plantilla. Para los que creen que hubiera podido haber hecho más, les recomiendo que miren el partido de hoy. Un equipo que intentaba con ganas, en ocasiones con intensidad, pero que no daba para más. No había el suficiente nivel, la suficiente calidad, veíamos a un Raúl García incapaz de hacer un cambio de ritmo, a un Mario con muchos pases errados, a un Gabi que será muy bueno pero no tiene gol y que tampoco posee cambio de ritmo o pase al vacío. La jugada que reflejó la diferencia de millones de dólares entre uno y otro equipo fue la jugada que erró solo Gabi y la que convirtió Di María, en una posición mucho más incómoda. Ahí está la diferencia. Mientras una directiva se ha dedicado a armar un equipo sólido y compensado, la otra se ha dedicado a destruir una institución. Este Atleti no tiene mediocentros de calidad top de Europa, carece de delanteros que complementen a Falcao y Costa y ni un creativo en caso de lesión de Arda (y este último tampoco es el “as” cumpliendo esa función). Sino pudimos con el equipo B del Madrid, tendremos que reforzarnos bastante bien si queremos cumplir un papel digno en Champions.

No hablaré de árbitros porque el Atleti ya debe asumir que favorecerán a su rival en todos los derbis. Ya debería estar superado. Si a la diferencia de calidad le sumamos la suerte y la eficacia del Madrid y la pesadilla que es el color blanco para los atléticos, resultan 14 años de soberanía. Después del 1-2, todo fue pelotazo al área. Ninguna otra idea. ¿Se imaginan que Estados Unidos envié un ejército de 100 soldados y con esa mínima fuerza logre ocupar todo Corea del Norte? Lo de hoy fue lo mismo. El Madrid vino con lo que estaba guardado en el armario desde hace mucho, con ropas viejas para una cita en el cual el otro equipo se vistió de gala pero igual se llevó los aplausos de todos los invitados. Ganó sin querer cuando lograr esta victoria era todo para el otro. Y el Calderón tampoco fue un infierno. No puedo creer como hay gente con paraguas sentada en un derbi, si tan importante dicen que es para ellos. Los atléticos pecamos de ciegos, damos una pitada monumental a Raúl García pero a nuestra directiva con altas sospechas corrupción e ineptitud probada ni la incomodamos. Ya lo dije alguna vez: “Florentino puede que haya corrompido para invertir en el Madrid, Cerezo puede que haya hecho lo mismo pero para robar al Atleti” (sentencias judiciales). 

Pero tampoco nos vayamos a los extremos. El Atleti a pesar de la derrota, superó ampliamente al Madrid en el partido. No se mereció la victoria el visitante. Pero la jerarquía pesa y al Atleti todavía le falta. Sin embargo, tenemos la base para formar un equipo competitivo a futuro. La defensa y una dupla de delanteros que bien complementada sería la mejor de Europa. Para los que dicen que el Atleti hizo el ridículo, estoy en desacuerdo. Se debió ganar, claro, pero el Madrid ni nos dio un baño y también tuvo que remontar. Ya sabíamos que este Atleti tenía una base sólida a potenciar, pero no sabíamos cuánto había que mejorarlo para poder competir con los grandes y dar el golpe en la mesa. Falta bastante.

La final de Copa será una muralla en el camino. Será un golpe de inflexión para fichajes, contrataciones y migraciones de nuestros jugadores a otros equipos. Lo que me preocupa es que si con nuestro equipo casi titular no pudimos con su equipo B, ¿Cómo ganaremos cuando este Ronaldo, Xabi, Modric y compañía? Lo veo difícil, muy difícil. No hay argumentos futbolísticos para argumentar una victoria. Pero soy ese 1% de atléticos que cree. El Atleti es una de las mejores cosas que han pasado. No podemos abandonarlos. No soy religioso entonces mi esperanza no es un milagro. Creo en la teoría del caos y que en el fútbol todo puede pasar. Algo sucederá el 17 de mayo pero quiero creer el Atleti se coronará campeón (de una cosa estoy seguro, es más probable ganar la final de Copa que Cerezo y Gil Marín cambien el rumbo de un club hundido económicamente). No me pregunten cómo porque no lo sé. Pero mantengo la esperanza. No te rindas, no te rindas……nunca.

Colchonero2012

Twitter: Colchonero2012

Mail: atleti2012@hotmail.com

Anuncios