Etiquetas

, , , , , , , , ,

El partido de hoy fue la perfección en estado puro. No solo por el abultado marcador, sino por un cúmulo de factores que le dieron un agregado a la goleada en la tarde española. El horario y el tiempo daban una vista espléndida al Vicente Calderón, ¡Por fin se jugó a las 17:00 España¡ hora que favorece a los españoles (el Calderón tiene una tendencia mayor a llenos en esa hora, sumado a que el sol brinda un aspecto motivante y de fiesta) para ir al estadio en masa y a los sudamericanos para observar el partido por TV. Totalmente opuesto a los horarios nocturnos en los cuales resaltaba de forma desagradable los vacíos en el estadio y la inactividad de hinchada por el frío o demás factores. Por fin se jugó a esa hora y por fin hubo el primer lleno de la temporada (53 000 espectadores). Siempre se debería jugar en el aspecto mencionado, no solo por el Día del Niño. A mí (y estoy seguro que a muchos más) nos produce una magnifica sensación y un mejor recuerdo del partido.

 

Más allá de la importancia sobre sentimentalismos (que creo que son igual de importantes que el resultado del partido), en el plano futbolístico el partido le sirvió al Atleti para callar bocas, ganar en confianza, mostrar fortaleza y regularidad de poder mantenerse arriba en la clasificación y probar futuros baluartes del equipo. Todavía hay gente que cada vez que pierda el equipo o entra en una racha de dos partidos sin ganar (lo que muchos llaman “crisis”, incluso rojiblancos) salta como un resorte y afirma que el equipo no juega a nada, que más allá de un poco de intensidad, una sólida defensa y el acierto de sus dos delanteros no son nada más. Afirmaciones que reflejan la incapacidad para analizar seriamente el desempeño y progreso de un equipo. ¿Cuántos equipos quisieran tener una defensa sólida y tener una dupla delantera letal? ¿Acaso Falcao y Costa juegan solos? ¿Cómo te mantienes en el tercer lugar de una Liga que tiene a dos de las potencias mundiales futbolísticamente hablando si solo tienes un “poco de intensidad? ¿Cómo consigues un doblete europeo con eso? Me gustaría que esa gente responda estas preguntas. Si es que puede, claro.

 

El Atleti de Simeone es un equipo sólido, seguro, que sabe lo que quiere y como llegar a lograrlo. Las desviaciones de este plan son mínimas. Y cuando un rival viene al Calderón con la preocupación del descenso, con poca capacidad de generar daño y con una defensa poco equilibrada el Atleti no muestra misericordia. No se necesitó del cerebro de Arda para golear, por el entró el Cebolla Rodríguez, Koke ocupó el lugar de Mario y Raúl García el del canterano. El plan salió a la perfección. A los tres minutos Diego Costa ponía el primero de cabeza, y sería la primera asistencia de Koke en el partido y el inicio de la debacle visitante. Con más empuje que juego, y a veces abusando del pelotazo, el Atleti consiguió el segundo (previo gol anulado a García en posición reglamentaria) en una contra muy bien ejecutada por el Cebolla que terminó Falcao de rematar tras pase de Costa. La mínima posición de adelanto reclamada por el Granada entra en un plano sin importancia ya que en el campo había un solo equipo.

 

La intensidad, la gran labor de Koke en el doble pivote y del Cebolla para desequilibrar sumado a la eficacia de nuestros delanteros explican la comodidad del triunfo. A esto hay que agregarle la frágil defensa granadina y que Falcao terminó con esa ansiedad por anotar e hizo un doblete. Estoy seguro que es el fin de su mínimo bajón futbolístico y que recupera su mejor forma. Su segundo gol llegó recién empezado el segundo tiempo, tras otro balón parado ejecutado a la perfección por Koke. El Calderón era una fiesta mientras que Raúl García no perdonaba dos veces y anotaba el cuarto. Para cerrar con broche de oro, Adrián asistió a Filipe (en una gran subida de este) para que con una estupenda vaselina venza al portero visitante.

 

Simeone no se olvidó de los cambios y entró Oliver Torres e hizo su debut Emiliano Insúa. Así es como deberían debutar tanto grandes jugadores como jóvenes canteranos. Con una goleada, con un estadio entregado y repleto, y con un partido cómodo para ganar confianza. Así es como ocurre en los grandes equipos. Y estoy orgulloso de decir que el Atleti ya es uno de esos equipos. Ya no es un equipo inseguro, irregular y mediocre como el de los últimos años. Ahora nuestro nuevo “Torres” ve a un equipo y vive un ambiente totalmente diferente al que vivió su homónimo. Ya no viene a salvar, viene a complementar y se ve desde sus movimientos la gran joya que tenemos. 10 mil niños vieron al Atleti golear. Hay pasado, presente y futuro. No nos vendan una crisis. Dejen a los niños que fueron al Calderón sonreír, ellos todavía no entienden de usurpaciones de clubes, de crisis económicas, de medios sensacionalistas y mentirosos. No nos vendan una crisis y unas ventas que no existen.

Colchonero2012

Twitter: Colchonero2012

E-mail: atleti2012@hotmail.com

Anuncios