Etiquetas

, , , , ,

Lo primero que hice al despertarme fue revisar las noticias del Atleti y me topé con una desagradable sorpresa. “Simeone convoca a 7 canteranos para viajar a Rusia”, o que también se puede titular “Simeone tira la Europa League”. Tanto había escrito sobre la esperanza y clima de remontada, sobre nuestra capacidad de golear en Moscú, sobre la inyección de moral que había significado la victoria en Valladolid, para que el Cholo decida dejar la Europa League de lado. Puede que a fin de temporada la agradezcamos al argentino, aunque me temo que es la primera vez que no estoy de acuerdo con su decisión y con su manera cómo afronto la idea contra el Rubin y ahora afrontará la vuelta. No podemos hablar que tiró la Europa League, pero sí la puso en un segundo plano, la despreció de alguna manera y no le dio la importancia debida.

A pesar de que muchos consideren la Europa League un campeonato secundario y despreciable (es cierto que al Atleti le queda chica), tal vez no se han enterado de los exitosos resultados a nivel de sentimiento e hinchada que ha generado. Vivo en Sudamérica, y desde que el Atleti ganó la Europa League, y la posterior Supercopa, ya comienzo a ver en esta parte del mundo gente con la camiseta del Atleti, gente que respeta y admira a este equipo, ya no se burlan en mi cara cuando les digo que soy del Atlético de Madrid ni me preguntan si acaso es una filial del Real Madrid. Eso es algo que los ingresos económicos (que han transformado el fútbol) jamás podrán lograr.

Más allá de sentimentalismos ni de rencores por estar cerca de la eliminación de la Europa League, tengo argumentos reales (desde el punto económico y deportivo) para explicar el porqué de mi discrepancia con nuestro técnico. Estuve de acuerdo con Simeone cuando rotó en Liga, cuando rotó en la fase de grupos de Europa League, y admire el colchón de puntos que obtuvimos en la primera vuelta. Más allá de si estos cambios funcionaron, apoyé al Cholo porque pensé  que lo hacía para disputar hasta el último todas las competiciones. Pero me equivoqué. Volvió a rotar en el Calderón (como si el descanso en Vallecas y Bilbao no hubiera sido suficiente) y ahora en Kazan. ¿Para que sirvió el colchón de puntos? ¿Para qué sirvió reservar y dar descanso a Turan, Gabi y compañía en la primera rueda si al final ni siquiera se iba a pelear esta llave? Lo repito una vez más, después del partido en Sevilla (pasemos o no), la Liga va a quedar muy pequeña para el Atleti, algo que sumado al colchón de puntos, le quitara emoción y estímulo alguno.

En Rusia Simeone tiene las cosas más complicadas. Fue un fracaso la rotación en el Calderón, a pesar de que muchos digan que tuvimos seis ocasiones claras, otra hubiera sido la historia con nuestro once titular. Hubiéramos ido a Rusia con canteranos no para remontar una eliminatoria, sino para asegurar el pase tras haber logrado un resultado ventajoso en la ida. Yo pensé que ese era el plan. Al fin y al cabo, la temporada pasada nos quedamos a un punto de Champions y campeonamos la Europa League haciendo una primera vuelta horrible y con Diego, Turan, Falcao y compañía jugando desde la fase de grupos. ¿En serio tanto descanso tenemos que dar a nuestros jugadores? ¿En serio solo vamos a disputar Liga en lo que queda de temporada? Prefiero no pensarlo, y la última palabra quedará en los once que salten en Kazan. Si logran la gesta, por primera vez algo positivo no será obra de Simeone.

Hay que perder ganando. Esa fue una frase de Simeone que quería decir que si perdemos se pierde luchando y hasta el final. En esta eliminatoria ha demostrado todo lo contrario. Tampoco pido campeonar la Europa League, pero sí competir como cualquier vigente campeón debería hacerlo. Más allá de este error, yo sigo sosteniendo la idea de un Cholo vitalicio para el Atleti hasta que la directiva no le deje progresar más. Sigo creyendo que es lo mejor que le ha pasado al Atleti en mucho tiempo y que esta campaña es admirable (leer: “Por los siglos de los siglos, Simeone” en mi blog). Más allá de Simeone, se también que un cúmulo de factores externos determinaron la derrota en el Calderón y que tal vez en mayo esta decisión haya sido la más apropiada (me resisto a aceptarlo). Y sé también que, más allá de si pasemos o no, de si Simeone se equivocó o no, siempre serán los mismos culpables de todos los males, en este caso, de una plantilla descompensada y corta: Gil Marín y Enrique Cerezo.

Colchonero2012

E-mail: atleti2012@hotmail.com

Twitter: Colchonero2012

Anuncios