Etiquetas

, , , , ,

El héroe y el anti-héroe. Esta semana el vecino de ciudad del Atleti jugaba contra el Valencia. Según los jugadores del Valencia y de gran cantidad de público que tiene una mínima noción y objetividad para analizar los partidos, lo que se vio en el Bernabéu fue escandaloso. La mejor frase para resumir el desempeño arbitral por parte de los jugadores del Valencia fue la siguiente: Lo de siempre en el mismo lugar de siempre. Los errores descarados comunes en el estadio madridista que cometen los jueces llevan a pensar si hay intereses detrás de ello. Pero este Atleti no necesita de ayudas arbitrales, de goles con la mano, de off sides inventados a Rubén Castro.  Sea miércoles, jueves, viernes, sábado o domingo. Sea contra el Chelsea o contra el Zaragoza. Si incluimos el factor Vicente Calderón dentro de esta ruleta de opciones, nos encontraremos con lo de siempre en el mismo lugar de siempre. Con un equipo que hace sentir el miedo y la impotencia a los que visitan el Manzanares, una avalancha de once jugadores y de más de 30 mil hinchas que acojonan cuando se lo proponen al que este enfrente.

El gol anulado a Falcao que significaba el 3-0, la goleada y el cierre de la eliminatoria hizo pasar sangre helada en los sevillistas pero un éxtasis desmesurado en los colchoneros. El Atleti ya debería comenzar a sacar libros, con Simeone como autor intelectual principal. Con diferentes tomos, capítulos y títulos. ¿Cómo convertir a un equipo sumido en la mediocridad en uno de los mejores del mundo? ¿Cómo ganar finales de una manera tan aplastante en los primeros 45 minutos? ¿Cómo lograr que cada partido en el Calderón, sin importar la trascendencia, sea un infierno para el visitante? ¿Cómo mantener la motivación y la intensidad partido a partido? ¿Cómo estar por encima de un equipo que triplica (siendo generoso en la cifra) su presupuesto? El resultado quedó en dos, aunque ya va definiendo el pase a las semifinales. Ya dimos el primer golpe, uno muy cercano a la eliminación del Betis.

Los primeros tiempos de los partidos contra el Chelsea, Sevilla, Bilbao, Depor deberían estar grabados en un historial de la era Simeone para que en caso el equipo pierda el rumbo, pierda al capitán, la directiva comience con sus mentiras, con sus spots derrotistas y vuelva a la mediocridad del 7mo lugar, se vuelvan a abrir estos archivos históricos y se enseñe a los miembros del Atleti que como se pudo en esta era heroica e histórica, también se puede en otra. Que no hay excusas que valgan. El partido contra el Betis del jueves también debería estar grabado. Una ofensiva implacable y eficaz comandada por Diego Costa, un jugador criticado y resistido por gran parte de aficionados y de la prensa. Le pusieron el disfraz de violento, de impulsivo, de limitado. Un disfraz que nunca fue suyo, que nunca existió, y los que intentaron ponérselo ahora tragan. El brasileño fue el que generó los dos goles, con poca ortodoxia pero mucho daño.

En el primer gol dando el pase a Raúl García para que de un centro formidable y de impecable calidad le diga al Tigre: “Falcao, haste famoso”. El Tigre que cada vez se encuentra más eficaz, más seguro, más veloz, más desequilibrante no falló y de un cabezazo furibundo hizo rugir al Calderón una vez más. Esas son las jugadas en donde antes de que Falcao remate ya es 90% gol. Diego Costa siguió insistiendo y la avalancha atlética demostraba porque el colchonero no es un equipo mezquino ni resultadista ni conformista. Arriba en el marcador, igual atacaban hasta los laterales. Así nació el segundo gol, esta vez de Filipe Luis, que fue digna recompensa a la constancia de Costa y a la presencia ofensiva y ansias de más del Atleti, ya que en este último participaron un central (Godín), un delantero (Costa) y un lateral (Filipe).

Todo indicaba goleada pero el Betis no es un equipo cualquiera y tiene un nivel y jugadores que le permiten también hacer frente a cualquier equipo en diversas circunstancias. Pero el gigante belga, Courtois, demostró que el Atleti tiene arquero “salva partidos” y logró evitar el gol sevillista en una doble parada, en la cual sus defensas habían logrado salvar dos tiros más en esa misma jugada. Los cuatros tiros en total fueron a menos de 5 metros del arco por jugadores del Betis. En el segundo tiempo el Atleti se apagó, por el cansancio, por esperar a la contra, para evitar un gol que a doble partido es trascendental, para esperar uno más del Tigre, algo que no llegó. El Betis se creció y el belga siguió haciendo su papel de portero gigante (en los dos sentidos de la palabra). Los cuatro del fondo siguieron mostrando su solidez para evitar más llegadas claras. Una solidez que se expande a todo el equipo porque este quien este, siempre buscara hacerlo cada vez mejor, y cuando este comience a dudar y creer más en sus limitaciones que en sus posibilidades, estará el Cholo en el banquillo para recordar que el Atleti no es el equipo de su barrio, sino uno de los mejores del mundo.

Nos vemos una vez más en el Calderón.

Colchonero2012

Twitter: Colchonero2012

E-mail: atleti2012@hotmail.com

Anuncios