Etiquetas

Debido a circunstancias externas sintonice el partido ya comenzado. Lo primero que noté fue algo muy extraño y particular: el lugar donde usualmente estaba el Frente Atlético con su banderola estaba lleno de integrantes todos sentados y tranquilos. No me lo creí y lo primero que pensé fue: “La cámara debe estar volteada, por lo tanto el Frente estará ubicado en el otro fondo”. Esperé a que el Celta generara una ocasión de ataque para ver la grada. Me había equivocado, lo que había visto antes era el mismísimo Frente Atlético que tantas veces nos había hecho vibrar con sus cánticos, bufandas, tifos, en definitiva, un sector del estadio que viene a ser el núcleo de todo lo demás. Sin lugar a dudas. Ahora ese frente de batalla parecía un cementerio de hinchas (o soldados) pero más que derrotados, parecían molestos y traicionados por algo o alguien.

Para analizar la situación, hay que ver cuál fue la causa del fastidio de una gran parte del Frente. La Comisión que reglamenta a los hinchas en los estadios y vela por la seguridad y no violencia sancionó a un hincha del Atleti. Ese hincha, según muchas fuentes, es el que llevaba el megáfono y dirigía a más de tres mil personas y si me apuran, a todo el Calderón. Se le sancionó por “insultar” al rival. Si en realidad insultó al rival puede que haya explicación para la sanción. Si no, la sanción nunca debió producirse. Aunque sería algo incoherente poder rehusarse a aceptar aquella acusación ya que hay videos (incluso en Youtube) con este gran hincha del Atleti, que se deja la garganta todos los fines de semana, insultando al rival: “Madridistas hijos de Puta” o “Puta Sevilla, Puta Sevilla” o de donde provenga el rival de turno.

Partiendo de la postura que sí insultó yo creo que la sanción es correcta. ¿Por qué? Si yo voy con mi hijo al estadio, con unos amigos, o con mis familiares al Calderón y gritó “Portugués hijo de puta” un par de veces y viene un tipo y me multa sería una gran injusticia y no habría fundamento para tal sanción. Porque finalmente un estadio es un lugar en el cual la gente puede liberar sus sentimientos, lo que tiene guardado y cargar contra un jugador rival de una manera “moderada” es algo que sucede en cualquier estadio del mundo y es normal. Pero hay una gran diferencia entre insultar un par de veces, y otra hacerlo de una manera sistemática, repetitiva, organizada, planificada y promoviendo que lo hagan diez mil personas más. Y yo creo que el gran hincha del megáfono (que igual tiene mis más grandes respetos) insultaba de la última manera, era una barra sistemática que agrede al otro, y va contra la ley. Toda libertad de expresión tiene límites, hay que saber usarla si luego no se quiere ser sancionado o ser dejado sin ella. Dirigir con megáfono insultos repetitivos y organizados ya no es algo espontáneo como que lo haga un individuo un par de veces. Además insultar a ciudades enteras o hinchas que poco tienen que ver con tal acusación va más allá de lo que se entiende como un partido de fútbol.

Muchas veces se ve al rival como el enemigo. El que insulta más fuerte es más pendejo y como es más pendejo no solo le gana al otro en la cancha sino también afuera del estadio. Se ha formado esta idea negativa de que no solo importa ganar en la cancha, sino humillar e intimidar a los hinchas rivales pisando sus derechos, insultándolos de manera sistemática, agrediéndolos con bengalas y botellas, haciéndolos sentir que los pendejos son los locales y que la visita no tiene nada que hacer.

Estoy seguro que el hombre del megáfono reflexionara y se dará cuenta de su error. Que lo hará ser mejor y que servirá para que no más hinchas sean sancionados. Porque a pesar de todo, es un hombre al cual admiro y ¿quién no quisiera estar ahí al frente alentando a tu equipo? El Frente Atlético es una de las cosas más importantes que tiene el Atleti, si de vez en cuando cantan barras políticas(siempre y cuando no atenten contra los derechos y libertades de otros), bueno, están en su derecho y yo lo acepto. Si a la gente tanto le molesta, pues que las demás 50 mil personas se paren de sus asientos y al menos piten. Que no se queden bien sentados como sucede usualmente.

 

Me pareció poco adecuado que el Frente se halla ausentado en sus cánticos. Se puso al Frente por encima del Atleti, lo cual traiciona la propia ideología del grupo y de los atléticos. Incluso, se comentó que se prohibió alentar en esta zona de estadio y se produjeron discusiones muy fuertes entre los pro-cánticos y los anti-cánticos. Lo que más me molesta es que se protesta contra la Comisión, pero termina siendo perjudicado el equipo. Yo podría entender este tipo de protestas si es que es contra la directiva, contra los jugadores, contra el nivel de juego, contra una medida del club injusta o inadecuada para el Frente pero es contra un ente que poco tiene que ver con el Atleti. Estoy convencido que a la Comisión sancionadora le importó poco aquella protesta pero si hubiera sido contra los directivos o jugadores si hubiera tenido un sentido lógico el hacerlo en el estadio. Cada cosa tiene su espacio. Una protesta en frente de la sede de aquella Comisión hubiera sido lo más sensato.

Finalmente, hubiera sido más adecuado hablar con Gil Marín o Cerezo para que se hagan cargo de la multa. ¿Ustedes creen que los directivos no colaborarían económicamente con una de las barras más importantes que tiene el Atleti y que además les hacen el favor cada domingo de no reclamarles por todos los juicios y sospechas de corrupción en su contra (como el juicio por usurpación del Atleti)?

Evidentemente me solidarizo con el hombre multado. La gente del Atleti a la cual le da igual la desgracia ajena (con razón o sin razón) e incluso se siente indiferente y se burla del hombre multado la verdad es que debería de comenzar a aprender los valores del Atlético de Madrid. Espero que insultos y multas así que llevaron a discusiones y brechas dentro del Frente no se vuelvan a repetir y volvamos a ver un Calderón al rojo vivo. Porque necesitamos a ese fondo sur, sean ultras o simples aficionados. Necesitamos al Frente en toda su dimensión. Al igual que a todo el estadio.

Tal vez el insulto al rival venga de la necesidad de sentirse una mejor hinchada, superior al rival, por el deseo de ser un “Infierno” como en los campos de Argentina y Brasil. Puede que la carencia de aliento de los otros 50 mil asistentes genere este pensamiento de que para que el rival se sienta “presionado” por el estadio, son necesarios los insultos. Viéndolo de esta forma, puede que los otros 50 mil aficionados puedan colaborar a que el Calderón sea más un infierno con cánticos pro Atleti y tifos y siendo ellos mismos lo que callen los insultos y desprestigios hacia los rivales. Tal vez cuando el Frente sienta que hay este clima infernal los insultos pararan y cuando los demás hagan algo por pararlo también. Necesitamos unión señores. Es evidente que el Frente no gritaría un “Puta Valencia” si ve que todo el estadio está coreando el “Vamos Dale Aleti”.  Al fin y al cabo, todo esto es fútbol.

Evidentemente es necesario que se comience a implantar en todos los estadios. Si no, no habrá servido de nada esta primera multa. Que sirva de ejemplo para que ahora si se haga cumplir sea en el Bernabeú o en Anoeta. Sin excusas, sin rencores y sin excepciones.

Colchonero2012

Twitter: Colchonero2012

E-mail: atleti2012@hotmail.com

PD: A horas de escribir este artículo, quisiera que perdonen mi falta de información. La multa finalmente fue de 3000 euros, algo que me parece excesivo.
Entonces, estoy de acuerdo con la sanción pero JAMÁS estaré de acuerdo con la cantidad que se le multó. Un abuso y un robo con todas sus letras.
Pero que la sanción sirva de ejemplo para el resto de España.

Anuncios